La derrota electoral que sufrió el oficialismo a manos de Cambiemos derivó en el anuncio del gobernador, Domingo Peppo, de una serie de cambios en el gobierno. De esta forma el primero en caer fue Aldo Almirón, responsable de la Unidad Regional Sudoeste y uno de los lugartenientes del gobierno en la zona de Villa Ángela, lugar donde el Frente Chaco Merece Más tuvo un resultado negativo. Y desde entonces las miradas apuntan a los ministros.

Desde los estudios de Ciudad Televisión, el ministro de Desarrollo Social, Roberto Acosta, consideró que una oxigenación de la gestión gubernamental es positiva aunque sostuvo que los ministros no son responsables exclusivos de las derrotas electorales ni tampoco de las victorias.

“No lo veo como algo trágico. Me parece sano que se den este tipo de modificaciones para oxigenar lo que él considere. El gobernador me conoce mucho a mí y yo a él y no habría mayores complicaciones. Me parece que todo el tiempo uno tiene que tener esa disponibilidad y estar al servicio”, sostuvo Acosta. El funcionario remarcó sin embargo que “no podemos circunscribir una derrota a un gabinete provincial”. “Porque sino cada vez que se gane tendríamos que aplaudir a los ministros y no es así. Una cosa no tiene que ver con la otra”, afirmó.

“Me parece que la diferencia que tuvimos en Resistencia particularmente es alarmante y responde a una multiplicidad de factores. Uno de ellos es que Macri viene muy bien a nivel nacional. Y después cada uno de nosotros que somos actores políticos, tenemos una cuota de responsabilidad importantísima. Me parece que tenemos que hacernos una autocrítica pero dentro de un ámbito que no me parece que sea en los medios”, añadió.

“Cuando ganamos en Resistencia o en la provincia hay dos o tres que dicen ganamos las elecciones pero cuando perdemos todos. Eso hace al folclore que es el movimiento nacional justicialista y hay que discutirlo en ese ámbito asumiendo la responsabilidad que nos cabe a cada uno. En mi caso asumo una responsabilidad muy grande y tengo una cuota de responsabilidad muy grande”, remarcó.

Finalmente, Acosta dejó en claro que “en el tema de la gestión uno está a disposición del gobernador todo el tiempo. No hablo solamente de la renuncia. Ni siquiera hablo de ser soldado. No es un empleo ser ministro de Desarrollo Social. Es una responsabilidad que nos dan. Llevamos adelante metas y objetivos. Yo la tengo muy clara, tengo experiencia en esto. Muchas veces me dijeron vení acá y andá allá y uno lógicamente tiene que responder a un proyecto”, dijo.


COMPARTIR