A 14 años del asesinato de Ariel Malvino, su familia espera el comienzo del juicio

218

La familia de Ariel Malvino, el joven que hace 14 años murió en el balneario brasileño de Ferrugem, confía en que este año finalmente se fijará la fecha de inicio del juicio a los tres correntinos acusados de matar a golpes al joven de 21 años, a la salida de un boliche el 19 de enero de 2006.

En tanto, las defensas de los imputados Carlos Andrés Gallino Yanzi, Horacio Antonio Pozo y Eduardo Braun Billinghurst realizaron en octubre pasado un último intento para que la Justicia de Brasil postergue la realización del debate, lo cual fue rechazado. “Ya están en condiciones de que fijen fecha de juicio porque no quedan otras instancias de apelación. Estamos ansiosos y esperamos que eso ocurra este año”, dijo a Télam Alberto Malvino, padre de la víctima.

Por su parte, los tres acusados mantienen una postura hermética ante la prensa, tal como lo hicieron desde el inicio de la investigación, y desarrollan poca actividad en las redes sociales.

Según pudo reconstruir Télam de distintas fuentes del entorno de los acusados, Eduardo Braun Billinghurst, de 35 años, está casado, tiene dos hijos y maneja la firma Nordemaq junto a su hermano Lautaro -quien lo acompañó en las vacaciones de aquel verano de 2006-, con quien vende maquinaria pesada.

Su madre, Nidia Billinghurst, se convirtió en los últimos años en jueza de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de Corrientes.

“Los hijos del poder”: los tres están acusados de matar a Ariel MaLvino en enero de 2006 en Brasil.

Por su parte, Gallino Yanzi, de 40 años, no vive en Corrientes, sino que se mudó a Neuquén y está en pareja. Pozo, de 36 años, está casado y tiene dos hijos. Es veterinario, pero está abocado a una empresa constructora propiedad de su familia.

Su padre, también llamado Horacio, desde 2017 es diputado provincial de la alianza Encuentro por Corrientes, banca a la que llegó tras abandonar la Subsecretaría de Turismo, que había ocupado a partir de 2014, cuando retomó su participación en cargos públicos luego de que en 2006 renunció justamente a ese puesto al conocerse que su hijo estaba implicado en la muerte de Malvino.

Según fuentes de la investigación, la causa se encuentra actualmente en el Tribunal de Justicia del Estado de Santa Catarina, a la espera de la realización de un juicio con jurados populares.

En octubre de 2019, el vicepresidente segundo de ese tribunal, Carlos Adilson Silva, habilitó a los defensores la tramitación de un recurso especial de efecto suspensivo del debate, que el 29 de noviembre les fue rechazado, de acuerdo con la resolución a la que tuvo acceso Télam.

Llegado el momento, Gallino Yanzi y Pozo serán juzgados por el delito doloso de “lesiones corporales con resultado de muerte”, mientras que Braun Billinghurst por “tentativa de homicidio agravado”, ya que se le atribuye haberle arrojado una piedra a Malvino cuando éste estaba en el piso.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry