Guillermo Coria se come las uñas. Se mueve para un lado y para el otro. Da una indicación.

El capitán no puede contener el nerviosismo. Y en un momento se sienta, entrelaza las manos como en la iglesia, pero automáticamente las suelta. Las apoya en sus cuádriceps y mira hacia el cielo, como pidiendo un milagro.

Los gestos del Mago, ex N° 3 del mundo y que continuó en la silla con ciertos cuestionamientos, fueron los de cualquiera que se encontraba en el Jockey Club de Rosario, donde se esperaba una fiesta a todo trapo del equipo argentino de la Copa Davis.

Sin embargo, hubo un invitado especial que quería arruinar el banquete: Kazajistán.

Pero no lo logró, porque Argentina sacó fuerzas de donde no había, evitó caerse por la cornisa directo al precipicio (salvó dos match points en el quinto punto) y se impuso por 3-2 para volver, tras dos años, al Grupo Mundial.

En el primer turno, Máximo González y Andrés Monteni vencieron a la pareja conformada por Aleksandr Nedovésov-Dmitry Popko en dobles y pusieron la serie 2-1 por los Qualifiers 2024 de la Copa Davis.

La dupla argentina remontó con carácter un inicio adverso y se impuso por 6/7 (3), 6/4 y 6/0, en 2 horas y 42 minutos de juego.

El quiebre del partido llegó en el quinto game del segundo set, cuando luego de perder el primer parcial en el tie break y de ir break abajo en el segundo, recuperaron ese quiebre y ganaron su servicio para igualarlo 3-3.

Desde ahí, la dupla argentina comenzó a mostrar su mejor tenis, quebró en el 5-4 y cerró el set a su favor.

Ese buen nivel continuó en el tercer set, donde la pareja nacional no le dio posibilidad de reacción a los kazajos y se impuso por un contundente 6-0.

Luego, Cerúndolo cayó en sets corridos ante Skatov. El argentino perdió en el tie break en el primero mientras que en el segundo fue superado por 6-4.


COMPARTIR