El primer ministro británico, Rishi Sunak, afirmó este miércoles que "es sentido común" que "un hombre es un hombre y una mujer es una mujer", en su discurso durante la conferencia anual del Partido Conservador, en el que apuntaló propuestas para intentar revitalizar su debilitada gestión.

Uno de los puntos más controvertidos de sus palabras en Manchester giró en torno a la identidad de género.

Sobre esto, Sunak aseguró que "es sentido común" que "un hombre es un hombre y una mujer es una mujer", en un comentario que generó división y debate.

Acompañado de un aplauso intermitente y algunas expresiones de sorpresa, afirmó que "no hay que dejarse intimidar" para creer que "las personas pueden ser del sexo que quieran ser"

Adicionalmente, Sunak recalcó la importancia de la transparencia en la educación sexual.

Manifestó que los padres deben estar al tanto de lo que sus hijos aprenden sobre el sexo en las escuelas y subrayó la necesidad de que los pacientes estén informados acerca de cómo se abordan temas de género en hospitales.

Sunak trazó un mapa detallado de las propuestas y visiones del Partido Conservador para el futuro del Reino Unido con el objetivo de revitalizar la gestión, enfrentando así las críticas y desafíos actuales que pesan sobre su administración.

"Seremos audaces. Daremos al país lo que tanto necesita y que, sin embargo, con demasiada frecuencia se le ha negado", proclamó, pese a que su partido está en el poder desde hace 13 años.

"Nuestra misión es cambiar fundamentalmente nuestro país", subrayó el jefe del gobierno, de 43 años y al mando del país desde hace casi uno, en su discurso de alrededor de una hora.

Bajo el paraguas de la seguridad pública, el primer ministro anunció también una postura firme contra los criminales sexuales, con una propuesta de endurecer las leyes y establecer cadena perpetua sin posibilidad de liberación para aquellos que cometan asesinatos con violencia sexual.

Educación, economía y Ucrania

En el ámbito educativo, Sunak prometió también transformaciones estructurales y ofrecer mayores incentivos para docentes.

El premier reiteró su apoyo a Ucrania, para que la exrepública soviética "termine el trabajo" frente a la invasión rusa y repitió que hará "todo lo que sea necesario" para detener el flujo de embarcaciones de inmigrantes que atraviesan ilegalmente el Canal de La Mancha.

Propuso, por otra parte, poner fin al consumo de tabaco, aumentando gradualmente la edad legal para comprar cigarrillos, y transformar la salud pública.

La economía y el Brexit también ocuparon un espacio destacado en su alocución: rememorando las palabras de la ex primera ministro Margaret Thatcher sobre la inflación, subrayó su compromiso de "combatir este mal económico".

Además, defendió el impacto del Brexit, la salida del país de la Unión Europea, al mencionar que el Reino Unido ha tenido un crecimiento superior al de Francia y Alemania desde su implementación.

Otra decisión relevante fue la cancelación de la ruta ferroviaria HS2 de Birmingham a Manchester, citando el elevado costo de la infraestructura como motivo principal.

"En su lugar, reinvertiremos cada penique, 37.500 millones de libras" (45.500 millones de dólares) en centenares de nuevos proyectos en el norte y en Midlands (región del centro de Inglaterra)", lanzó entre los aplausos de la sala, aunque también con la incomprensión de las autoridades de las zonas concernidas por esta anulación.


COMPARTIR