Sixto Quiroga, el detenido por el crimen de Amanda Aguilar.
Sixto Quiroga, el detenido por el crimen de Amanda Aguilar.

Amanda Alma Aguilar, de 14 años, fue víctima de un nuevo femicidio que conmociona. La adolescente había desaparecido la noche del miércoles pasado en el partido de Tigre y fue hallada el viernes asesinada en la casa de su cuñadoSixto Quiroga (30), el único detenido y principal sospechoso del brutal crimen.

Su cuerpo estaba dentro de una bolsa de consorcio y tenía evidentes signos de violencia. La autopsia de rigor reveló más tarde el salvaje ataque que sufrió la víctima.

A Amanda la golpearon y la apuñalaron. Se cree también que abusaron sexualmente de ella. “Un golpe le fracturó el cráneo y después recibió cuatro puñaladas: dos en el pulmón izquierdo y dos en el derecho”, informaron fuentes judiciales.

El análisis forense, además, estableció que la víctima murió al recibir una quinta herida de arma blanca: “La mataron de una última puñalada al corazón”, confirmaron las fuentes.

Pero eso no fue todo, ya que en la autopsia los forenses también encontraron fluidos compatibles con semen, que ahora están siendo examinados.

En este marco, el sospechoso quedó imputado por femicidio en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, una calificación que tiene una única pena en expectativa: reclusión perpetua.

La investigación del caso está en manos de los fiscales Pablo Menteguiaga, de la UFI de Violencia de Género de Tigre; Sebastián Fitipaldi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Rincón de Milberg; y Mariela Miozzo, de la UFI de Delitos Sexuales y Conexos a la Trata de Personas del mismo distrito. Quiroga fue indagado, pero se negó a declarar.

Quiroga, quien trabajaba como albañil, cayó tras confesar el crimen a su pareja, la hermana mayor de Amanda.

Según adelantó la agencia Télam, el imputado le envió a la mujer un mensaje de voz por WhatsApp en el que “contó que se había mandado una macana con la adolescente, que la había asesinado y que la tenía escondida en el patio de adelante de la casa”.

En ese audio, además, Quiroga dio una especie de justificación sobre el cruel ataque: “Me pasó lo mismo que hace tres años en Parque Alegre”.

A raíz de estos dichos, a lo largo del viernes surgieron diferentes versiones que vinculaban al albañil con un homicidio que hubo, justamente, hace tres años en esa localidad de Tigre. Sin embargo, “todo eso es falso”, señalaron las fuentes con acceso al expediente y aclararon que Quiroga en realidad se refería a “un hecho que solo conoce la familia”.

Entonces, ¿Qué había sucedido hace tres años? “Atacó con un cuchillo a otra hermana de Amanda”, explicaron a este medio.

Ayer, tras las primeras averiguaciones, los investigadores tomaron conocimiento de que, en aquel momento, Quiroga “había argumentado que hace espiritismo y que le había bajado un espíritu y por eso había atacado a la mujer”.

Ese ataque a cuchillazos nunca fue denunciado ante la Justicia, por lo cual el detenido no registraba antecedentes penales.

Quiroga tras ser detenido en inmediaciones al cementerio de Tigre
Quiroga tras ser detenido en inmediaciones al cementerio de Tigre.

Amanda había sido vista por última vez por su mamá la tarde del miércoles. Los familiares de la adolescente contaron que, ese día, la menor y su madre habían ido a visitar a su abuela en Tortuguitas y luego volvieron a su vivienda, en Rincón de Milberg.

Tras ello, la mamá salió a hacer unas compras y, al regresar, su hija ya no estaba. La mujer comenzó a llamarla por teléfono, pero nadie le contestó. Así, empezó una desesperada búsqueda por el barrio y en las redes sociales.

En medio de la angustia y la incertidumbre, Quiroga participó de los rastrillajes y asistió a la macha que se organizó el jueves para exigir la aparición con vida de la menor. También estuvo muy activo en las redes.

“Todavía no apareció, compartan”, escribió junto a una foto de Amanda en su muro de Facebook, donde además compartió una transmisión en vivo de la movilización.

Incluso, el sospechoso participó activamente de la búsqueda desde el mismo miércoles por la noche, cuando los familiares salieron a recorrer las calles del barrio. “El miércoles se puso a buscarla con nosotros. Fuimos a dar un par de vueltas”, contó a A24 Bianca, otra de las hermanas de Amanda.

Una de los posteos en el perfil de Facebook de Quiroga en medio de la búsqueda de la menor
Una de los posteos en el perfil de Facebook de Quiroga en medio de la búsqueda de la menor.

Antes del hallazgo del cuerpo, la última pista sobre el paradero de Amanda que tenían los investigadores era una imagen de una cámara de seguridad que la había tomado a las 19.44 del día de la desaparición cruzando un pasillo del barrio, en dirección justamente a la casa donde fue encontrada apuñalada. Esa propiedad se localiza apenas a unos 15 metros de donde la víctima vivía con su mamá.

A partir de esta información, se allanó el lugar y los agentes hallaron el cadáver debajo de un montículo de chapas y basura.

Estaba embolsado y a su lado había un pico y una pala quebrada. Quiroga, mientras tanto, no aparecía: se había fugado.

No obstante, personal de la Sub DDI y de la comisaría de Rincón de Milberg lo detuvo horas después frente al cementerio de Tigre.

Fuente: Infobae


COMPARTIR