El gobernador Jorge Capitanich inauguró este sábado la refacción y ampliación de la Capilla Nuestra Señora del Rosario de Pompeya de Puerto Bastiani, a seis kilómetros del municipio de Colonia Popular al cual pertenece.

"Es una obra muy significativa para el sentimiento de la comunidad de Colonia Popular y de Puerto Bastiani y nos comprometemos a trabajar para que funcione más adecuadamente la sala de primeros auxilios y terminar el jardín de infantes", aseguró el mandatario.

Para esta intervención se invirtieron $25.560.000, financiados por el ministerio de Planificación, Economía e Infraestructura, en convenio con el municipio, quien aportó la mano de obra.

“Actualmente estamos realizando 88 intervenciones en distintas iglesias y parroquias de diferentes cultos porque reivindicamos una identidad provincial de carácter plurilingüe, multicultural y plurireligiosa”, destacó Capitanich, acompañado además por el intendente de Colonia Popular, Juan Carlos Plozzer y el diputado provincial Hugo Sager.

La obra se realizó en dos etapas. En la primera se repararon los problemas constructivos que poseía el edificio originalmente, como ser manchas de humedad, grietas y roturas de revoques, pisos y techos.

En la segunda etapa se procedió a la demolición de un depósito exterior con alero y un baño para así poder agregar al conjunto un nuevo SUM de 60 metros cuadrados, el cual se construyó desde cero y cuenta con todos los elementos de terminación para el correcto funcionamiento del espacio.

"Hay un solo Dios que cobija y da la fortaleza espiritual para bregar por las cuestiones que son esenciales en el mundo: la paz mundial, el fin de las guerras, la protección de nuestro clima, por atacar duramente los problemas de la pobreza y las desigualdades sociales.

Esa es también parte de la responsabilidad de la iglesia como colectivo social para vivir en un mundo más justo, más equilibrado, más democrático, más plural, y con un sentimiento de amor y de hermandad”, sintetizó el mandatario.

El párroco de la iglesia, Hernán Gómez Pérez, celebró la refacción y ampliación del templo y la construcción desde cero del salón comunitario, donde se realizarán tareas pastorales y encuentros de los miembros de la comunidad.

“Era sumamente necesario contar con este espacio porque la población crece y la demanda del acompañamiento espiritual también y por eso es necesario contar con un lugar donde puedan sentirse contenidos”, expresó.

Remarcó que la iglesia tiene en sus manos poder hacer la contención espiritual de la sociedad y el estado tiene la posibilidad de administrar los recursos materiales; “trabajando en conjunto podemos darle a la gente lo que necesita”, aseguró.


COMPARTIR