El huracán Ian atravesó el oeste de Cuba con fuertes lluvias y vientos lo que generó daños en líneas eléctricas y voladura de techos, aunque sin víctimas, mientras se dirige a Florida, en Estados Unidos, donde ya anunciaron el estado de emergencia, informaron autoridades cubanas y estadounidenses.

"El centro del huracán Ian abandonó el territorio nacional a las 9.50 am (10.50 hora de Argentina) por las inmediaciones de Puerto Esperanza", en la provincia de Pinar del Río, informó en su último reporte el Instituto de Meteorología de Cuba.

Actualmente, Ian se adentró en el Atlántico rumbo a Florida tras tocar tierra en el poblado de La Coloma a las 4.30 horas (5.30 de Argentina), en la costa sur de Pinar del Río, con categoría tres en la escala de cinco de Saffir-Simpson.

Aunque el ojo del huracán salió de la isla, en varias provincias occidentales como La Habana se mantienen ráfagas de viento de hasta 208 km/h y fuertes lluvias, indicó la agencia AFP.

Las provincias de San Juan y Martínez, a 190 km de La Habana, son uno de los lugares más golpeados junto con la zona de plantaciones de tabaco en Pinar del Río, donde hay cultivos totalmente anegados, árboles arrancados y cables tirados por todos lados.

Hasta la madrugada, unas 40.000 personas fueron evacuadas en Pinar del Río, y se prevé reubicarlos en albergues o casas de familiares o amigos, informó la primera secretaria del gobernante Partido Comunista en la provincia, Yamilé Ramos.

"No sé qué vamos a hacer este año con la campaña (siembra)", señaló el tabaquero de 37 años Yuslán Rodríguez, quien agregó que "no es esta casa de tabaco, son todas las casas de tabaco de Consolación del Sur".

En las provincias de Pinar del Río y Artemisa no hay energía eléctrica al tiempo que fueron afectados 315 circuitos en esa zona del país, según un alto funcionario del sector.

En la capital, donde se registraba una fuerte lluvia y ráfagas de viento, también faltaba la electricidad en varias zonas.

En tanto el intendente de La Habana Vieja, Alexis Acosta, reportó dos derrumbes parciales entre los centenarios inmuebles que muchas veces ceden ante las lluvias por la precaria situación en que se encuentran.

Estado de emergencia en Florida

Por su parte, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) dijo que la tormenta se trasladaba a una velocidad de 190 km/h con vientos máximos sostenidos de 205, por lo que en el estado de Florida se preparaban para su llegada.

El presidente estadounidense, Joe Biden, dispuso el estado de emergencia en Florida, lo que permite liberar fondos de ayuda federal.

El gobernador Ron DeSantis, también declaró el estado de emergencia en 67 condados y las autoridades se preparan para la llegada de la tormenta, que esperan que genere además cortes de electricidad.

El impacto del huracán "traerá fuertes lluvias, fuertes vientos, inundaciones repentinas, marea de tormenta (...) a lo largo de la costa del Golfo de Florida", señaló DeSantis, quien solicitó a la población atender "las órdenes de evacuación".

Unos 5.000 miembros de la Guardia Nacional se sumaron a los 2.000 efectivos de Tennessee, Georgia y Carolina del Norte para ayudar a enfrentar el ciclón, indicó el gobernador.


COMPARTIR