La marcha convocó a amplios sectores de la sociedad.
La marcha convocó a amplios sectores de la sociedad.

Los dirigentes sindicales y sociales reclamaron el fin de las medidas que “hambrean a la parte más sensible de nuestra sociedad” y denunciaron la persecución a quienes se oponen al Gobierno. Columnas de militantes de Camioneros, de la Corriente Federal de Trabajadores, las dos CTA, movimientos sociales y diferentes sectores políticos se congregaron a lo largo de la intersección de la avenida 9 de Julio y la avenida Belgrano a la espera del acto.

Poco antes de las 15, el primero en hablar fue Juan Carlos Schmid, quien declaró que "Le pedimos al Congreso que no acompañe con su voto leyes que cercenen y vulneren derechos de los trabajadores y los sectores desprotegidos. Repudiamos la rebaja a jubilados. Queremos negociaciones libres y sin tope".

Más contundente fue Sergio Palazzo, de La Bancaria, que viene de realizar un paro de 48 horas por el fracaso de las paritarias: "Les estamos dando una muestra categórica de que los trabajadores sabemos cuidarnos solos. Hemos venido pacíficamente y nos iremos pacíficamente de esta marcha".

El dirigente continuó destacando que "Le decimos al presidente Macri: basta de ajuste, basta de seguir extorsionando a los trabajadores y basta de gobernar para su clase, que es la clase empresarial. Violencia es robarle a los trabajadores en el Congreso cuando votaron la reforma previsional. Nace la resistencia a las políticas de este Gobierno. Y es el movimiento obrero unido el que la lleva adelante".

"Si no hay respuestas al reclamo del pueblo, vamos a ir a un paro nacional", dijo Pablo Micheli en su discurso. "A lo único que apuestan es a la timba financiera, por eso no hay trabajo, que es lo que quiere el pueblo argentino", agregó. "Venimos a decirle que paren con los despidos, reincorporen a los compañeros. Paren con el desguace. Paren con la entrega del país. Paren con los aumentos, que la corten con el tarifazo", remarcó Michelli.

Hugo Yasky fue otro de los oradores: "Este día va a quedar en la historia como el día de la unidad de los trabajadores". Y agregó "El día de la dignidad de los que no nos ponemos de rodillas frene a la prepotencia de un gobierno de patrones", destaca Yasky. "Si quieren buscar ladrones les pasamos una dirección: Balcarce 50, la Casa Rosada. Ahí los tienen que buscar. Nosotros queremos simplemente trabajo y dignidad", enfatizó.

Desde muy temprano y en el marco de un cierre casi total al tránsito vehicular de las avenidas y arterias que cruzan la avenida 9 de Julio, miles de personas comenzaron a ocupar su lugar frente al palco erigido a espaldas de la cartera de Desarrollo Social.

 

El cierre

Hugo Moyano cerró el acto y desde el palco advirtió: "No me verán arrugar en nada". Calificó a la movilización que encabezó como "multitudinaria" y dijo que los trabajadores "no somos desestabilizadores ni golpistas".

El secretario general del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, rechazó esta tarde que la movilización contra el gobierno sea para esquivar las causas judiciales en su contra y afirmó que tiene "las suficientes pelotas" para defenderse solo. "Si tuviera un problema, tengo las suficientes pelotas para defenderme yo mismo", recalcó Moyano y aseguró que no está "implicado en ningún tema de corrupción".

El líder sindical también indicó "no tengo plata afuera como quisieron inventar. Fíjense que estos señores no le tienen confianza ni ellos al modelo económico que aplican. Si la tuviera traerían toda la guita que tienen afuera", destacó.

Al cerrar el acto contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri, el líder sindical subrayó: "No me cagué nunca, siempre puse las que tengo que poner y si hay un problema que se queden tranquilos, que voy a poner las que tengo que poner".

Fuente: Página 12/ Minuto 1 / C5N