Dos muertos y un incendio fuera de control en España y récord absoluto de calor en Francia con 45º9 centígrados. Gran parte de Europa padece los estragos de una ola de calor excepcional por su intensidad y precocidad.

En España, en donde las temperaturas superaron los 40º C, un joven de 17 años que se encontraba trabajando en el campo murió tras sufrir un "golpe de calor".

El joven estaba segando en una finca en la provincia de Córdoba, Andalucía, cuando "sintió mareos". Se metió en la piscina para refrescarse, pero al salir del agua comenzó a convulsionar. Fue ingresado en el hospital Reina Sofía, en la cercana ciudad de Córdoba. Allí "ha fallecido después de ser sometido a una operación de recuperación cardíaca", precisó el gobierno andaluz.

Asimismo, un anciano de 93 años se desplomó cuando caminaba por el centro de Valladolid. Según indicó a la agencia internacional de noticias AFP la policía local, falleció de "muerte natural por golpe de calor".

España vive una ola de calor con temperaturas superiores a los 40º grados, que continuará en la mayor parte del país, incluyendo zonas del norte -por lo general más frescas- como Navarra, La Rioja, País Vasco y Aragón. Sólo el noroeste (Galicia y Asturias) se mantenía a salvo.

Extreman precauciones
Francia, sumida en una ola de calor excepcional por su intensidad y por su precocidad, alcanzó por primera vez los 45º9 centígrados, un récord absoluto de temperatura, registrados en el departamento de Gard, en el sur, uno de los cuatro en los que se decretó "alerta roja", la máxima.

El récord, que bate el de 44º1 centígrados de agosto de 2003, en el mismo departamento, se registró a las 16.20 hora local en Gallargues-le-Montueux, una comuna ubicada entre Montpellier y Nimes, precisó el instituto meteorológico francés, Météo-France, que comparó ese calor con el de "un día de agosto en el Valle de la Muerte", en California.

El gobierno extrema las precauciones para evitar una canícula similar a la de 2003, cuando murieron 15.000 personas.

Las autoridades locales aconsejaron a los padres de familia dejar a los niños en casa y anularon todas las actividades deportivas en los departamentos de Bouches-du-Rhone y el Vaucluse, ambos en el sureste.

El gobierno francés, que lamentó la muerte de cuatro personas ahogadas desde inicios de semana, urgió a la población a bañarse únicamente en "lugares autorizados".

La ola de calor en Francia se extenderá "al menos hasta inicio de la semana próxima", indicó Météo-France.

Miles hectáreas quemadas
Además de los riesgos que implica para la salud, la ola de calor aumenta las posibilidades de incendios forestales. En Cataluña, España, los bomberos luchaban contra un gran siniestro que según las autoridades regionales afectaba 6.500 hectáreas.

En un comunicado, los bomberos del gobierno regional catalán indicaron que durante toda la noche del jueves estuvieron trabajando 400 efectivos, incluyendo militares, y añadieron que "a partir de las 7 hora local se han empezado a incorporar de forma gradual los medios aéreos".

"Aunque el incendio no está estabilizado en este momento, ya no hay frentes activos potentes", añadió el comunicado de los bomberos.

En Italia, donde el termómetro también se disparó, los medios italianos informaron del deceso de un obrero de 60 años que se había desmayado mientras trabajaba en un andamio, en Rimini.


COMPARTIR