Uberti dijo que Néstor pateaba los bolsos cuando tenían pesos y no dólares

Claudio Uberti, ex titular del órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), declaró entre el lunes y martes como “imputado colaborador” en el marco del caso del “cuaderno de las coimas”. Uberti, que estuvo todo el fin de semana prófugo, luego de que el viernes por la noche se conociera la orden de detención en su contra, fue el primer funcionario “arrepentido” y quien más alto apuntó en la cadena de presuntas responsabilidades en el caso. Sostuvo que “Néstor y Cristina sabían lo que hacía”.

Fue en referencia al ex matrimonio presidencial, al sostener que estaban al tanto del sistema de recaudación de coimas. Su relato, tras el cual fue liberado, abre numerosas puntas de investigación en el expediente que estalló mediáticamente hace dos semanas y que entre sus detenidos tiene a Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería, y a Roberto Baratta, ex mano derecha de Julio De Vido, y para quien trabajaba como chofer Oscar Centeno, autor de los “cuadernos de la corrupción”, publica perfil.com

En cinco conceptos, los principales puntos de las declaraciones de Uberti: Uberti aseguró que desde que asumió en su cargo, en el año 2003, tenía que retirar 150.000 dólares por mes de cada una de las concesionarias bajo su órbita. Explicó también que la recaudación debía ser en dólares y que cuando fue en pesos, el ex presidente, Néstor Kirchner, se enfureció y pateó los bolsos, en la casa Rosada.

Ese, según declaró, era uno de los puntos donde debía dejar lo recaudado. Los otros eran la Quinta de Olivos y a veces también el domicilio de De Vido.   También sostuvo que CFK estuvo presente en varias oportunidades en las que él fue a dejar los bolsos. “Ella sabía todo lo que se hacía”, afirmó.   Explicó que quien le comunicó cuáles eran sus tareas era el entonces ministro de Planificación, Julio De Vido. Y sostuvo que incluso le marcó cuáles debían ser sus “metas” en cuanto a recaudación, pero que estas quedaron desdibujadas porque no alcanzaban a satisfacer a Kirchner, a quien, según su declaración, llamaban “El malo”.

Afirmó que en una ocasión llegó hasta con 10 millones de dólares y como no estaban ni Néstor, ni Cristina, pidió pasar al dormitorio. Pero afirmó que no pudo entrar porque estaba repleto de valijas y bolsos con billetes.   Habló de los enojos y broncas presidenciales, y destacó una oportunidad en la que, afirmó que Kirchner ordenó pegarle al entonces jefe de protocolo por la demora en llevarle los diarios.