Socotra, la “isla extraterrestre” en peligro

Amenzada por el turismo, el calentamiento global... y las cabras.

143

En las aguas del océano Índico, a tan solo 300 kilómetros del continente asiático, justo en el cuerno de África, se encuentra la isla de Socotra, un territorio que pertenece a Yemen, y que por su aislamiento ha estado siempre plagada de leyendas e historias mágicas, un territorio singular en donde hablan su propio idioma, el soqotri.

Con apenas 100 kilómetros de largo y 45 de ancho, la isla posee un ecosistema único formado por unas 700 especies de flora y otras tantas de fauna que no existen en ningún otro lugar del planeta, por eso también se la conoce como la “isla extraterrestre”.

Se trata de un lugar tan excepcional que fue declarado Patrimonio Natural por la Unesco, y entre sus maravillas cuenta con especies tan extrañas como el dracaena cinnabari, un árbol cuya forma recuerda a un paraguas, las rosas del desierto yemení solo presentes en las montañas de Haghir, y también un “árbol pepino” (dendrosicyos socotrana) que puebla los acantilados y colinas.

Además tiene playas paradisíacas de aguas transparentes que rondan los 25 grados, arena blanca y especies marinas únicas y exóticas.

Menos de 40 mil personas viven–sin agua corriente ni electricidad- de los recursos de la pesca, la agricultura y la ganadería. Su estilo de vida tradicional y nómada se basa en el respeto y conservación de la tierra, pero las cabras -una especie introducida artificialmente, importante para la subsistencia de sus habitantes- que pastan libremente por todas partes y pueden acabar con su vegetación, y el cambio climático ponen en peligro la subsistencia de este mundo casi virgen.

Otra de las amenazas son los turistas. Hasta 1999 solo se podía llegar a la isla en barco, algo que complicaba mucho el acceso a la isla, sobre todo entre junio y septiembre, a causa de los monzones. Sin embargo, en julio del año pasado se inauguró un aeropuerto que llena de visitantes este fascinante lugar.

En julio del año pasado se inauguró un aeropuerto que facilitó la llegada de turistas.
En Socotra se pueden practicar numerosas actividades como el snorkel, la pesca, el trekking, la exploración de cuevas, la escalada, o simplemente ofrece la posibilidad de relajarse y dejar pasar el observando un mundo vulnerable que tiende a desaparecer.

La supervivencia de la isla pasa por mantener el equilibrio a través de programas de ecoturismo que sean sostenibles y mantengan el respeto por la conservación del entorno.