Qué encontró la Justicia en el allanamiento a la casa del agresor del micro de Boca

Por orden de Adriana Bellavigna, de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 6, la Justicia llegó al domicilio y al taller mecánico de Matías Sebastián Nicolás Firpo. Qué secuestraron las autoridades.

36

Matías Sebastián Nicolás Firpo se transformó en el primer detenido por la agresión al micro de Boca acontecida el último 24 de noviembre, en la previa de la Superfinal de la Copa Libertadores trunca.  El procedimiento se dio luego de varios operativos ordenados por Adriana Bellavigna, de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 6.

El allanamiento al domicilio de Firpo, ubicado en Lomas del Millón, y en su taller mecánico, fue autorizado por la jueza Mary Mabel Castillo, Juzgado de Garantías Nº 1 de La Matanza, y la orden de detención solicitada por la fiscal fue librada por la jueza María Julia Correa, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 28. Y en el mismo le secuestraron varios efectos personales, muchos de ellos vinculados al club del que es hincha, River, del cual era socio y asiduo concurrente a la platea centenario alta.

La Justicia le encontró un carnet de socio del Millonario, N° 2 103.608-8, un carnet de socio de la comunidad River Plate, un carnet de la tribuna centenaria alta a su nombre, una tablet, un teléfono celular, una notebook, dos pantalones con emblema del club, dos gorras con el escudo de conjunto de Núñez, tres camisetas de River y otro carnet de socio N° 2-154541-7, también a nombre del acusado.

Firpo quedó imputado por los delitos de daño agravado por tener lugar en el marco de un espectáculo deportivo; lesiones leves dolosas agravadas por haberse cometido con motivo o en ocasión de un espectáculo deportivo; daño agravado, por tratarse de un bien de uso público, atentado a la autoridad; daño agravado por haberse provocado en ocasión de un espectáculo deportivo, impedir la realización de un espectáculo deportivo de carácter masivo con concurrencia pública, y promover, de cualquier modo, la formación de grupos destinados a cometer alguno de los delitos previstos en la Ley 23.184, todos en concurso ideal.

El acusado se había rapado y cambiado su apariencia desde el día después del hecho, cuando era público y notorio que si lo identificaban irían sobre él. No le sirvió de mucho.