Para el municipio, el boleto urbano debe costar $ 10,36

55

Luego de la audiencia pública por el transporte, que se realizó hace una semana en Casa de Gobierno, la Subsecretaría de Transporte de la Provincia dio a conocer un estudio de costos que arrojaba un valor del boleto de $ 11,50, es decir, casi tres pesos más de los actuales $ 8,54. La audiencia fue impugnada por el Defensor del Pueblo del Chaco por la falta de documentación respaldatoria del estudio. En tanto, desde el Municipio se anticipó que se realizaría un estudio de costos propio para determinar el valor de la tarifa para las líneas interurbanas. En ese contexto, Capitanich anunció ayer que el valor del boleto para los colectivos urbanos se ubicará en torno a los $ 10,36, una diferencia importante con lo establecido por la Provincia.

“Estamos trabajando en la propuesta final, pero está en torno a los 10,36 pesos, estamos trabajando en los detalles finales”, señaló Capitanich, en declaraciones a La Radio. En ese sentido, reveló que “estamos discutiendo los detalles desde el punto de vista de la metodología para aplicar, pero eso también responde a una necesaria evaluación conjuntamente con el Concejo Municipal”.

El jefe comunal explicó que la principal diferencia con el estudio de costos provincial es la cantidad de kilómetros recorridos por las líneas urbanas, que es menor a las interurbanas, a pesar de la utilización del mismo coeficiente para el cálculo de costos. Al respecto, señaló que “eso impacta desde el punto de vista de la ecuación económico financiera”.

Admitió, en ese sentido, que “tenemos un valor que es inferior al que oportunamente se propuso y en virtud de ello vamos a elevar a consideración del Concejo Municipal la propuesta”.

 

Consejo Municipal de Seguridad Vial

Con el objetivo de avanzar en políticas que mejoren la seguridad vial en la capital chaqueña, Capitanich encabezó la primera reunión del año del Consejo Municipal de Seguridad Vial, donde se analizaron diferentes temas. En la jornada, se presentó el proyecto de resolución que establece una nueva metodología para la sanción de infracciones, a través de una combinación de penas pecuniarias (como las que ya existen) con otras acciones como trabajos y tareas comunitarias, así como educación vial.

Durante la jornada, llevada a cabo en el Domo del Centenario, se analizaron diferentes temáticas y se elaboró un diagnóstico y un balance sobre los puntos que se fueron tratando en las reuniones celebradas durante 2017. Fue en ese contexto que el Ejecutivo municipal puso a consideración el proyecto de resolución que modifica la reglamentación en términos de “penas sustitutivas” a diferentes tipos de infracciones.

“Desde el Municipio pusimos en consideración esta iniciativa que tiene, como decisión política, la definición de aplicar diferentes tipos de sanciones pecuniarias y en especie para diversos hechos o infracciones a las normas de tránsito”, señaló el secretario de Gobierno, Sebastián Lifton.

Con esta metodología de sanciones se prevé el pago parcial de dinero como está establecido en las normas vigentes, y a la vez una porción de la pena que se debe cumplir con la asistencia a cursos de educación vial y la realización de diferentes tipos de tareas o servicio públicos.

“Entendemos que es un fundamental la aplicación de este régimen, dado que a lo largo del 2017 hemos profundizado los controles superando las 60 mil actas de infracción, y sin embargo no se han notado cambios sustanciales en materia de accidentes viales”, agregó Lifton.

La reunión, primera del año, luego de un “muy positivo” 2017, contó con la presencia de funcionarios municipales: el secretario de Gobierno Sebastián Lifton; los subsecretarios Mariano Brahim (Transporte y Tránsito), Roberto Gronda (Seguridad y Justicia); las juezas de faltas Municipales, Alicia Gutiérrez y Zulema Gialdroni; representantes de diferentes asociaciones; autoridades de la Policía del Chaco y de fuerzas vivas; y representantes de los Foros de Seguridad Vecinal; entre otros.

Hay que recordar que el Consejo Municipal de Seguridad Vial, forma parte de la creación del Consejo de Seguridad Pública que no existía con anterioridad a la actual gestión municipal. Con este cuerpo, se cuenta con un órgano que funciona periódicamente y que propende acciones concretas, a lo que se suma la adhesión a la Ley de Seguridad Pública.