Mangeri se negó a entregar una muestra de su ADN para el registro de violadores

35

En noviembre del año pasado, el Ministerio de Justicia lanzó el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual. La meta era ambiciosa: tomar muestras del ADN mediante hisopados bucales de más de 22 mil abusadores sexuales con sentencia firme en todo el país, con imputaciones de diversos grados. Al menos cinco mil de ellos están encarcelados.

El Registro -que se encuentra implementado en seis provincias– ya está operativo. La Procuración General de la Nación recomendó a los fiscales de primera instancia y juicio que soliciten a magistrados que remitan al organismo muestras tomadas en escenas del crimen. Cualquier match positivo en el programa liderado por el genetista Jorge Dottopodría llevar al esclarecimiento de un hecho.

Jorge Néstor Mangeri, encarcelado en el penal de  Ezeiza, condenado en 2015 por el Tribunal Oral Criminal N°9 por el femicidio de Ángeles Rawson, en concurso ideal con el delito de abuso sexual –una condena confirmada en julio de 2018 por la Corte Suprema-, estaba alto en la lista de presos a los que se buscaba para que entreguen su material.

El 6 de diciembre pasado, personal del Registro se presentó en el penal de Ezeiza: el TOC N°9 ya había autorizado la extracción de su muestra. Mangeri, sin embargo, según autoridades del programa, se negó a hacerlo y confirmó su decisión mediante la firma de un acta.

Mangeri dejó en el documento una frase desafiante: “Pedí desde hace cinco años este estudio y la Justicia siempre me lo negó. Ahora no acepto yo”.

Entonces, las autoridades del Registro decidieron ir por una vía inversa, pidieron la muestra de ADN de Mangeri tomada durante el caso y que según voces en el Ministerio de Justicia está conservada en el Cuerpo Médico Forense.

La muestra tomada al portero fue parte de cierta polémica durante el juicio al portero en 2015: Daniel Corach, director del Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA y Enzo Canónaco, jefe del Servicio de Genética del Cuerpo Médico Forense tuvieron que declarar al respecto y aseguraron que el ADN original no estaba contaminado y que había material suficiente bajo las uñas de Ángeles  para establecer un perfil.

Así, el genetista Dotto presentó dos oficios al Tribunal Oral Criminal N°9 para reclamar  la muestra original, uno al día siguiente de la negativa de Mangeri, el otro el martes 12 de febrero de este mes. Jimena Aduriz, la madre de Ángeles Rawson, está al tanto de esta situación.

Sin embargo, fuentes en el Registro, aseguran que todavía no hay una respuesta del Tribunal que condenó al portero, que es el que debe autorizar cada proceso. Dotto afirma: “Le solicitamos al juez la toma de muestra en cumplimiento de la ley. Es una política de Estado para darle una respuesta a la sociedad y a las familias de las víctimas”. El ministro Garavano afirma: “Para avanzar con esta  política de Estado es fundamental el rol de la Justicia, ya que son ellos los que autorizan la toma de muestras y la inclusión de perfiles en el Registro”.

Infobae se contactó con el TOC N°9 para preguntar por la situación. Una fuente allí se negó a responder la consulta.

La toma de muestras de ADN a condenados por abuso sexual para esclarecer posibles casos toma dimensión en el esquema penal de la Argentina. Hoy por la mañana, la Justicia de Morón autorizó la extracción mediante un hisopado al cura Julio César Grassi.