La oposición rechaza apoyar la propuesta de recortes del Gobierno nacional

Tanto los gobernadores dialoguistas como el sector de Massa no quieren compartir en partes iguales la poda de gastos por $ 300 mil millones que plantea la Casa Rosada.

La discusión del Presupuesto 2019 entre gobernadores y legisladores de la oposición con el gobierno nacional promete una negociación caliente y exaltada. Sin siquiera tener un borrador sobre la mesa, el diálogo ya se muestra tenso y los dirigentes opositores advierten que si las señales que comenzó a dar la Casa Rosada se terminan plasmando en la ley presupuestaria, no contarán con su apoyo.

“Estamos discutiendo sobre un escenario hipotético porque aún nadie del Gobierno nos dio detalles, pero está claro que si pretenden una reducción de las provincias del mismo monto que el recorte que hará la Nación, no hay acuerdo”, explicó un gobernador que hasta ahora se mostraba en la lista de los dialoguistas.

Esta reacción tiene que ver con el recorte de gastos por 300 mil millones de pesos que planea el gobierno de Mauricio Macri para el año próximo, de los cuales los territorios provinciales deberían aceptar una reducción del 50% de ese monto. “El envío de recursos discrecionales que se destinan a gastos sociales no puede ser reducido porque son destinados a ciudadanos muy castigados. Intentaremos que no los toquen y los eliminen, aunque sabemos que seguirán congelados como hicieron en el último año”, explicó un diputado del Frente Renovador.

Esta discusión recién empieza y en el Congreso prevén que serán largos meses de negociaciones difíciles que recién terminarán en diciembre. Además del rechazo de los gobernadores, el bloque que responde a Sergio Massa ya habría tomado la decisión de no acompañar el Presupuesto. “En privado ahora nos dicen que no somos tan malos y feos como dijeron que éramos, pero en público nos siguen atacando”, se quejan en las filas massistas.

Aunque el diálogo entre el ex diputado y funcionarios nacionales se retomó, cerca del tigrense dicen que el vínculo con Cambiemos “está roto y no tiene retorno”. En conjunto con el bloque justicialista, preparan alternativas propias.

“Sabemos que el déficit se tiene que reducir, por lo que estamos trabajando en distintas opciones para que el ajuste no llegue a los más castigados. Ellos buscan que el Presupuesto no se vote para victimizarse y volver a poner a los distintos sectores del peronismo en la misma bolsa, acusándolos de no dejar gobernar. Por eso, vamos a mostrar que queremos que gobiernen y vamos a presentarles herramientas para que lo hagan, sin perjudicar a los más vulnerables”, sostuvo un diputado opositor. De todos modos, sospechan que sus propuestas no serán bien recibidas.

Estos legisladores dudan de la validez y poder de negociación que tendrán los interlocutores de Cambiemos en la Cámara de Diputados. “No cumplieron con nada de lo prometido en negociaciones anteriores. ¿Monzó sigue siendo un interlocutor válido? ¿No se iba a fin de año?”, se pregunta un legislador.

En el Gobierno responden que los interlocutores serán cuatro: Emilio Monzó, Nicolás Massot, Mario Negri y Luciano Laspina. Con los gobernadores encabezarán las negociaciones el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y su viceministro político, Sebastián García de Luca.

Discusión

Entre los fondos que la oposición se niega a recortar, se encuentran montos para obra pública, el Fondo Nacional de Incentivo Docente y programas de salud. Desde la Rosada reconocieron que estas partidas son parte de las que podrían dejarse de enviar a las provincias, pero enseguida hablan de los montos que les transferirán el próximo año.

“Los números están de nuestro lado, cuando nos sentemos, podrán ver que el próximo año recibirán recursos extras por cerca de 270 mil millones por coparticipación de fondos automáticos. Ese dinero llegará por la restitución del 15% del porcentaje de la coparticipación que representarán unos $150 mil millones, más unos $ 25 mil millones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, sumados a las compensaciones por el Consenso Fiscal que se firmó”, explican en Balcarce 50.

Es por estas transferencias que los funcionarios nacionales se entusiasman con poder llegar a un entendimiento. Los gobernadores insisten en que solo están dispuestos a dejar de recibir dinero por la obra pública. Este año, muchos jefes provinciales debieron hacerse cargo de obras anunciadas por la Casa Rosada, para las cuales nunca llegó el dinero, y se quejan de que los proyectos que avanzan son solo los de los distritos que son del mismo color político que el gobierno nacional.

“Si reducen las obras, dejaríamos de poner plata en cosas que después ellos les sacan rédito electoral pero si reducen en el fondo docente o programas de salud, nosotros debemos poner plata para no reducir salarios y que las vacunas les sigan llegando a las provincias del norte. El superávit que logramos en estos dos últimos años se convertirá en déficit para nosotros”, explicó un ministro de Economía de una provincia del norte.

Insisten en alcanzar un acuerdo amplio El ministro del Interior, Rogelio Frigerio; junto al viceministro político del Interior, Sebastián García de Luca; y el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli, son los encargados de llevar el día a día de las negociaciones con los gobernadores y sus equipos técnicos.

A ellos se les suman desde Hacienda, el ministro Nicolás Dujovne; y el viceministro Rodrigo Pena en el cálculo de los números. Pero la clave pasará por la maniobra política que pueda encarar la Casa Rosada con los gobernadores y legisladores del peronismo mirando a futuro.

Al respecto, el ministro del Interior se refirió a un acuerdo con el PJ que supere al Presupuesto 2019. “Sin duda, y lo hemos planteado en esos términos: queremos que sea un acuerdo para el desarrollo nacional, que incluya todos los temas que sean necesarios.

Los temas que no hemos podido resolver, hasta ahora, en dos años y medio de gestión, en los que hemos resuelto gran parte de los temas que heredamos, pero no todos. También va a depender de lo que quiera incluir la oposición en esa mesa de acuerdo nacional”, planteó Frigerio.

Consultado sobre si esa estrategia de apertura es compartida por el gabinete y por el presidente Mauricio Macri, el titular de la cartera de Interior respondió: “La posibilidad de llegar a acuerdos que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos es algo en lo que todos estamos de acuerdo”.