Hubo 9,5 millones de viajes a países vecinos en 2017 y el verano marcaría otro récord

Los cruces a Chile, Uruguay, Brasil y Paraguay se duplicaron en sólo tres años. El cambio favorable y vuelos baratos, entre las causas.

El cambio favorable, los vuelos más baratos y los altos precios de vacacionar y comprar en Argentina les dieron en el último tiempo un impulso récord a los viajes al exterior. Y los mayores beneficiados fueron los países vecinos, que cerraron el 2017 habiendo recibido a la cantidad de argentinos más grande de la historia

Las visitas realizadas a Chile, Uruguay, Brasil y Paraguay, en conjunto, habrían sumado más de 9,5 millones en el año. Habría sido así en caso de confirmarse las últimas tendencias y proyecciones que manejan los organismos oficiales de cada país, que computan tanto los viajes largos como las crecientes “escapadas” de compras.

Quiere decir que a esos territorios hubo 1 cruce cada 5 habitantes, a un ritmo promedio de 1.080 personas por hora o 18 por minuto. Viajaron 1 millón más que en 2016 (un alza del 12%), 3 millones más que en 2015, el doble que en 2014 y el triple que en 2008. Y nadie prevé que el fenómeno pueda frenarse.

Chile se consolidó como el nuevo favorito de los argentinos. Entre enero y octubre llegaron allí 2.759.751 argentinos, 19% más que en 2016, según registros del gobierno trasandino. De seguir esa tendencia, el año cerraría con 3,4 millones de llegadas (17% más). Y para los próximos meses se está previsto un nuevo salto .

“Proyectamos que de diciembre a marzo llegarán 1.816.601 turistas argentinos, 4,6% más que en el verano pasado”, confirmó Javiera Montes, subsecretaria de Turismo de Chile. Y a ellos habrá que sumar los al menos 500.000 argentinos que, se prevé, cruzarán la Cordillera para ver al Papa Francisco, que llega a Chile el 15 de enero.

“Sucede porque Chile se promocionó fuertemente en las ciudades fronterizas, aumentó la conectividad aérea, el cambio es favorable y los precios de nuestro país, en textiles y en tecnología, son muy competitivos”, explicó Montes.

Si atravesar los Andes se puso de moda, cruzar el “charco” también. “Estimamos que Uruguay cerró el año con 2,6 millones de visitantes argentinos, todo un récord en mas de 30 años en los que se llevan controles”, dijo Benjamín Liberoff, subsecretario de Turismo de ese país.

“Es probable que la temporada de verano en curso sea la más importante también, si la tendencia se mantiene”, añadió. Y explicó que para ellos “el ingreso de Mauricio Macri a la presidencia tuvo un impacto importante”, por el fin del cepo cambiario y de los recargos al uso de tarjetas afuera.

Uno de los destinos uruguayos más beneficiados fue Punta del Este, que terminó el año con 100% de ocupación -igual que Piriápolis- y espera este verano “alcanzar un nuevo récord”. Para Luis Borsari, director de Turismo de Maldonado, la clave está en que su país se volvió “competitivo para los argentinos”, por la relación cambiaria y los reintegros de IVA en comidas y hoteles.

Brasil quedó esta vez superado por Uruguay en el ranking, pero también allí la presencia argentina avanza. Tras un 2016 con un récord de casi 2,3 millones de argentinos, 2017 habría cerrado con 2,5 millones y el Instituto Brasileño de Turismo (Embratur) ya estimó 2,7 millones para 2018.

“Esperamos para el verano y para 2018 un gran aumento en los visitantes argentinos. El cambio favorable, el aumento de las frecuencias de vuelos directos y las altas reservas nos hacen proyectar un aumento del 20% en las llegadas desde el país vecino”, previó el Embratur. Sólo en Santa Catarina, con eje en Florianópolis, esperan a 1.500.000 este verano, unos 400.000 más que en el verano 2017).

Paraguay, por su parte, superó en 2017, por primera vez en la historia, vez el millón de visitantes argentinos. Se registraron 1.023.977 cruces, según datos preliminares de la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur) paraguaya. Fueron 10% más que en 2016 y más del triple que en 2014.

Para este verano, en tanto, estiman recibir 450.000 visitantes, 16% más que el año pasado, con los productos baratos como gran imán. “Los precios de nuestro país son convenientes para el mercado argentino, por eso hay un auge en el turismo de compras, y servicios hoteleros y gastronómicos”, explican en la Senatur.

La tendencia a “viajar afuera, pero cerca” fue detectada en las agencias de viajes. “Crecieron mucho los países limítrofes. La conveniencia económica y la chance de hacer escapadas fueron claves en la elección de esos destinos, para los que hubo muy buenas ofertas”, contó María Laura Romero, gerente de Marketing de Garbarino Viajes.

“La demanda creció para esos países y cayó para los del Caribe. El alto costo de veranear acá hizo que muchos eligieran Uruguay y Brasil; mientras que Chile y Paraguay se consolidaron como opción para comprar”, resumió Martín Romano, gerente de Atrápalo.

En Despegar crecieron 80% las ventas de viajes a Paraguay, 47% a Chile y 25% a Uruguay y 20% a Brasil. “Hubo mayor oferta de vuelos y eso hizo que los precios fueran más accesibles”, explicó Federico Jäger, country manager de la agencia en Argentina.

A partir de las reservas y consultas, Sebastián Machado Malbrán, del Bibam Group (Biblos y Avantrip), anticipó que “la tendencia de ir más a países vecinos continuará”. “Las playas de Brasil siguen en alza y ya tenemos ventas para el segundo semestre”, reveló.

Un buen indicador de cuánto se está viajando afuera es el dinero que se va del país. En todo el 2017 el gasto en turismo al exterior de los argentinos ascendió a US$ 16.000 millones. Según el Banco Central, lo que deben los argentinos por compras con tarjeta de crédito en dólares promedió en diciembre US$ 548 millones, el nivel más alto para ese mes en al menos 15 años.