Gran expectativa por la obra Fenómena Frida

El espectáculo encabezado por Maximiliano Guerra es una gran propuesta para el inicio de un mes cargado de actividades. Hoy continúa la venta de entradas.

46
Maximiliano Guerra, el renombrado bailarín que trasciende las fronteras, llega mañana a Resistencia.

Desde la tarde de hoy de 17 a 22 horas continuará la venta de entradas para disfrutar mañana de “Fenómena Frida”, la propuesta artística que llega al Complejo Cultural Provincial Guido Miranda de la mano del gran bailarín Maximiliano Guerra. La función comenzará a las 21.30 horas y las entradas de 17 a 22 horas se pueden adquirir en boletería, estas tienen un valor de $600 – $550 – $450 – $350 según ubicación y se pueden adquirir en la boletería del teatro.

La obra es una puesta en escena extravagante; desafiante donde Danza – Teatro – Plástica concurren en una inspiradora performance que atrapará al espectador con todos los sentidos.

 

La obra

En la puesta se recrea el mundo singular y poco convencional de esta mujer; la construcción artística del mito: FRIDA por Diego y la reconstrucción performática constante de Frida sobre sí misma como su propio objeto de arte.

“Romperte y volver a construir tu ser a partir de piezas no inconexas, pero ya difíciles de empalmar, es algo que pocos pueden hacer; eso no quiere decir que sea imposible o que, al contrario, haya personas capaces de unir hasta la más mínima astilla de un cuerpo que ya fue deshecho. Encontrar el orden donde ya se había perdido es un esfuerzo que hace el corazón en épocas de cielos grises y fuerzas que presionan por cualquier flanco. Si hay alguien a quien todos reconozcamos como ese humano capaz de armarse una y otra vez en el duro ejercicio de la vida, es a Frida Kahlo”.

Frida artista – Frida Mujer – Frida esposa – Frida transgresora – Frida ser humano Excepcional que irrumpió en los convencionalismos de su época y que sus revolucionarias posturas hoy día siguen vigente.

La pregunta que nos abre la puesta en escena es: si somos capaces de transgredir… ¿Cuál es el límite?