Gobernadores del PJ suspendieron la cumbre con Macri por sus diferencias frente al tarifazo y FMI

Los gobernadores del PJ suspendieron la reunión a la que habían convocado para hoy a fin de analizar la situación económica del país, con el argumento de que hay un clima “cambiante” y mucha confusión, por lo que es prudente esperar. Varios expresaron un “enojo” con el gobierno de Macri por cómo los dejó metidos en el conflicto.

Según el sitio lapoliticaonline.com, los mandatarios peronistas provinciales dicen que hay “confusión” y postergaron el encuentro; lo que marca claramente de que no existen coincidencias entre todos ellos.

En rigor, como admitieron en off que, una de las verdaderas razones por las que decidieron postergar el encuentro, es que existen “distintas visiones” en el peronismo en relación al tarifazo y al acuerdo del Gobierno con el FMI. Por lo que analizaron que no sería una buena estrategia dejar expuestas sus diferencias.

Además, también reconocieron que les iba a resultar difícil llegar a un acuerdo para armar un documento final y la idea original de la cumbre era dar un mensaje único sobre la crisis económica y el pedido de un crédito al Fondo.

El encuentro iba a realizarse el mismo día en el que vencen 28 mil millones de dólares en Lebacs -lo que anticipa una jornada tensa en el mercado- y ese fue uno de los argumentos de los que se agarraron los gobernadores para suspender la cumbre.

Los gobernadores no pueden ocultar sus matices, que iban a dificultar llegar a acuerdos en la reunión que había sido convocada en la Casa de Entre Ríos con Gustavo Bordet como anfitrión y con el cordobés Juan Schiaretti como uno de los principales promotores del encuentro.

Fue justamente Schiaretti quien había apoyado a Macri en el marco del acuerdo con el FMI, al llamar a “garantizar la gobernabilidad para evitar una gran crisis”. Lo hizo unos días después de que el propio Macri lo convocara en la Rosada junto a Bordet, Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco), en un encuentro en el que participaron Rogelio Frigerio y Marcos Peña que, según dijo un gobernador a LPO “estaba hecho una seda”.

La jugada de Schiaretti resultó llamativa para algunos gobernadores. Es que después de dar vía libre a sus diputados para votar el proyecto opositor de tarifas, luego respaldó a Macri en el acuerdo con el FMI y ayer llamó a “no aprobar” la ley en el Senado.