Fumar afuera de los bares y restaurantes también daña a los no fumadores

Las consecuencias son menores a cuando fuman entre cuatro paredes, pero eso no quiere decir que sean nulas.

En casi todo el mundo está prohibido fumar adentro de restaurantes y bares, pero solo en algunos casos la ley incluye las mesas que están en la vereda. Un estudio realizado en España indica que esto es un error, si lo que se quiere es cuidar la salud de todos.

La investigación fue realizada por la Universidad de Alcalá que se ocupó de estudiar 200 terrazas (así se le dice en España a las mesas de la vereda) de 21 distritos de Madrid. Probaron que en el 95% de ellas se fuma durante los meses cálidos y que el número en los meses fríos solo baja al 93%. El tabaco puede que se escape al no haber techo, pero los niveles de concentración de partículas (PM2,5) estaban en todos los casos por encima de los niveles mínimos recomendados en las guías de calidad de aire.

En promedio las partículas superaban los 10 microgramos, justo por encima del umbral que en el país se considera perjudicial, aunque hay estudios que dicen que hay daño a partir de los 3 gramos.

Estos valores califican como exposición pasiva excesiva y pueden tener efectos adversos en la salud desde cáncer a problemas cardiovasculares, según explicaron los especialistas al diario El País.