Estudian la relación entre la celiaquía y la fertilidad

Nuevos estudios desmienten mitos populares como que una dieta libre de gluten y la celiaquía inciden en la fertilidad y en el resultado de tratamientos de reproducción asistida.­

Estas investigaciones, realizadas por IVI-RMA Global, son las primeras que analizan los resultados de un tratamiento de reproducción asistida de pacientes que no consumen gluten, y la frecuencia de la celiaquía entre los pacientes infértiles. Uno de los estudios demuestra que los pacientes que siguen una dieta libre de gluten obtienen tasas de éxito en tratamientos de reproducción asistida iguales a aquellos que sí lo consumen, lo que pone de manifiesto que dejar de comer gluten para favorecer un embarazo durante un tratamiento es una mera leyenda urbana.­

La segunda investigación revela que la celiaquía y la infertilidad no están relacionadas. De hecho, las tasas de éxito de los tratamientos de reproducción asistida de los pacientes celíacos son iguales a los de quienes no padecen la enfermedad.­

“La idea de que el gluten afecta la fertilidad y los resultados de la medicina reproductiva se ha extendido en los últimos años. Sin embargo, no había evidencias que sustentaran esta teoría”, asegura el profesor Richard T. Scott, director de IVI-RMA Global y coautor del estudio.­

Otros estudios presentados por la misma institución en el reciente congreso científico de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM) desmienten más mitos relacionados con la fertilidad y la medicina reproductiva.­

Por ejemplo, existe la creencia popular de que el índice de masa corporal (IMC), calculado a partir de la altura y el peso del paciente, es un predictor fiable de la fertilidad. Sin embargo, una investigación de IVI-RMA Global, liderada por el doctor Scott, revela que el porcentaje de grasa corporal, que tiene en cuenta factores como la altura, peso, edad, sexo y posible obesidad, es un mejor indicador de las tasas de éxito de los tratamientos de reproducción asistida. Entre los resultados del estudio cabe destacar que, cuanto mayor es el porcentaje de grasa corporal, menos probabilidades hay de un resultado positivo, algo que desmitifica la precisión del IMC como un indicador de fertilidad.