Emiliano Grillo: de la ilusión grande en la India a un resultado que postergó sus sueños de campeón

70

Emiliano Grillo pasó de la ilusión grande en el Abierto de la India a la decepción. Había tenido unos primeros 18 hoyos fenomenales, con un golf cercano a lo perfecto, tal como describió el jueves, hiper satisfecho con su tarea. En el segundo día revalidó su candidatura al extraer cuatro golpes de ventaja en la punta. Pero ya la tercera jornada resultó una daga para sus pretensiones de campeón: aquellos 78 golpes (+6) lo colocaron a dos de la cima y lo sumieron en dudas. Bruscamente, empezaron los problemas. Y en la última chance para pegar el zarpazo, se quedó sin combustible: bajó dos puestos más y concluyó 6º, con una vuelta en el par de la cancha (72) y un total de 283 (-5).

Mientras que el inglés Matt Wallace terminó ganándole en el primer hoyo de desempate a su compatriota Andrew Johnston (había igualado en 277, -11), Grillo finalizó con un juego de poca consistencia y con sensaciones encontradas. Su último registro en Nueva Delhi para el gran público fue un posteo en Instagram, subido a una moto del sponsor del torneo. Hablando en plural por la compañía de su caddie, escribió: ¡Tuvimos una semana increíble aquí en la India! Realmente disfruté venir aquí. Quería ganar, pero el golf demostró una vez más que es un deporte raro”. Se refería fundamentalmente a los altibajos que pueden padecerse en una cancha: el día y la noche, si se toman por separado las dos brillantes primeras vueltas y el fin de semana deficiente en el juego, que se trasladó al resultado.

Si bien Grillo sabe lo que es ganar en el PGA Tour y en el Web.Com, nunca lo consiguió en el Tour Europeo, el circuito que lo recibió en sus primeros años como profesional y que lo lanzó a la gira de los Estados Unidos. En su paso por el DLF Golf & Country Club revivió ese karma que ya lo acompañó en varias oportunidades, aquello de pasar de una situación dominante y plena de confianza a un repentino bajón; esos errores que, en un momento, empiezan a encadenarse sin solución rápida hasta que ya es demasiado tarde. Seguramente, Grillo optará por quedarse con ese golf de excelencia del jueves y viernes y encontrará nuevas formas para salir del pozo cuando las cosas no salen bien. O por lo menos, ésa será su búsqueda.

Esta participación en Nueva Delhi le dejó casi 50.000 euros de ganancia y 61.250 puntos para la Carrera de Dubai, la competencia numérica del Tour Europeo. En lugar de participar en el Valspar Championship, esta semana Grillo aceptó la experiencia en la lejana India, pero sus objetivos, como siempre, se enfocan en el PGA Tour. Y fundamentalmente, en ingresar en el Masters, cuyo uno de los requisitos es quedar entre los 50 primeros del ranking a una semana de su comienzo (se jugará del 5 al 8 de abril).

Hasta este domingo figura en el 76° lugar y se verá qué proyección tendrá para el listado que se difundirá mañana. La buena noticia es que encadenó su segundo top ten consecutivo, luego del 8º puesto en el Honda Classic hace dos semanas. La mala es que los números no le alcanzarán para entrar en el World Golf Championships-Match Play, que se jugará del 22 al 25 de este mes en Austin. El jugador formado por la AAG y que reside en Palmetto, Florida, vive una cuenta regresiva, ya que necesita sumar la mayor cantidad de puntos posible. Tanto en 2016 y 2017 había tenido suficiente acumulación de unidades para figurar en ese top 50 y jugar en el Augusta National.