El turismo se recupera en París, Bruselas y Estambul a costa de Madrid y Barcelona

19

Los factores externos que han provocado que España supere este año los 80 millones de turistas se están agotando. Así lo asegura un informe elaborado por el Consejo Mundial del Viaje y del Turismo (WTTC por sus siglas en inglés), que advierte de la recuperación de destinos competidores como París, Bruselas o Estambul, cuyo deterioro ha sido una de las razones que explican ese record de turistas en España.

El estudio elaborado por este lobby empresarial, que reúne a las grandes compañías aéreas, hoteleras, agencias de viaje y operadores online de todo el mundo, fue presentado ayer coincidiendo con la inauguración de la feria World Travel Market en Londres. Los dos destinos que mayor rentabilidad obtienen de la actividad turística en Europa son París y Londres, con unos ingresos anuales de 22.500 y 15.000 millones de euros respectivamente. Ya a cierta distancia aparecen Munich (9.400), Estambul (8.200) y Roma (7.800). Barcelona y Madrid figuran en la sexta y séptima posición, con 7.100 y 6.000 millones de euros. La clasificación sufrirá cambios en el medio y largo plazo, gracias en gran medida a la citada recuperación de los destinos competidores que más han sufrido el impacto de los atentados terroristas en los últimos ejercicios, como París, Bruselas o Estambul.

Este lobby proyecta cuáles serán los ingresos dentro de diez años y el gran beneficiado en 2026 será Estambul. La capital turca más que duplicará sus ingresos por turismo, con un crecimiento anual del 9,8% en esos diez años y se convertiría en el tercer destino que más ingresos obtendrá, con una recaudación de 18.700 millones de euros, solo por detrás de Londres y París.

Barcelona mantendrá la sexta posición, con 9.700 millones, mientras que Madrid perderá dos puestos y se situará en noveno lugar, con 8.800 millones. En el caso de Madrid, el informe apunta que existen importantes oportunidades de crecimiento, “siempre y cuando sea capaz de desarrollar atractivos para que los turistas se queden más tiempo, toda vez que su principal mercado emisor es EE UU”.

El informe realiza un análisis detallado del mercado británico y del posible impacto del brexit. Así apunta que la salida de la Unión Europea “puede restar visitantes en el corto plazo, especialmente relacionados con los viajes de negocio, poco amantes de la incertidumbre”. Sin embargo advierte que esa merma se puede ver compensada por el impulso que puede tener el viaje de ocio gracias al abaratamiento de la libra esterlina frente al resto de grandes divisas.