El salto del dólar no desalentó: las agencias ahora venden más viajes al exterior que antes

Lo atribuyen a que la gente, por temor a una devaluación mayor, se apuró a reservar pasajes y alojamiento.

86

La devaluación de fin de año hizo que descansar afuera se encareciera de golpe. Entre el 1 de diciembre y el último cierre, según registros del Banco Central, el dólar se encareció un 8,1%, comprar euros es ahora 9,7% más costoso, el peso chileno se apreció un 15,6% frente al argentino, el uruguayo lo hizo un 9,4% y el real, un 9%.

Pero esto, lejos de llevar a los argentinos a abortar sus planes, terminó reactivando las compras de pasajes y alojamiento para ir al extranjero. En eso coinciden, sorpresivamente, las grandes agencias: al moverse el dólar, empezaron a vender más.

“Con el alza de la cotización, muchos decidieron acelerar sus compras, por temor a que pudiera seguir subiendo”, explicaron en la agencia Avantrip. En Atrápalo coinciden: “La reacción fue positiva: a medida que subía el dólar se reactivó la demanda y, de momento, sigue en alza”.

“La suba del dólar de fin de año ayudó a los indecisos a acelerar la concreción de los viajes que tenían planeados. Y después, rápidamente, se acomodó. Para este año, creeríamos que puede llegar a tener un leve aumento, pero en líneas generales se mantendrá estable durante todo el año”, pronosticó Pablo Aperio, gerente general de TTS Viajes.

La conducta tiene sentido porque los vuelos y muchos hoteles, una vez pagados al contado o en cuotas, quedan con su precio “congelado” al cambio del día. El comprador se protege así de una eventual devaluación, que lo afectará sólo en lo que no pueda abonar por anticipado.

“Desde el 27 de diciembre creció un 30% la búsqueda de pasajes internacionales, y es probable que en parte se deba a la suba del dólar. Siempre que hay incertidumbre con el dólar la gente se vuelca a comprar vuelos que ya tiene planificados, para asegurarse un precio al dólar de hoy”, explicó Julián Gurfinkiel, cofundador de Turismocity, un portal que compara tarifas de vuelos y hoteles en cientos de agencias.

Otra causa del fenómeno es que, pese a la reciente devaluación, los argentinos siguen sintiendo que varios destinos están más baratos que el año pasado. En Brasil, por ejemplo, para comprar se necesita hoy un 19% más de pesos que hace un año, suba inferior a la inflación argentina (estimada en torno a 25%). El dólar y el peso uruguayo, en un año, subieron sólo 17%.

Todos los operadores dicen haber vendido en 2017 más viajes afuera que el año pasado. Atrápalo, por ejemplo, fue un 20% más y en Despegar, un 25%. Prevén a su vez que en 2018 la tendencia se profundizará. Entre otras causas, por el desembarco de las aerolíneas “low cost”.