El pack fútbol no es para todos: Los abonados a la Superliga por TV suman cerca de un millón

21
Ahora disfrutar del fútbol demanda a falta de dinero un poco de ingenio popular.

La gente ahora se junta en parques y plazas, sigue los partidos a través de las vidrieras. Los amparos judiciales todavía no causan efecto. Turner y Fox necesitarían llegar al 30 por ciento de quienes tienen el servicio básico del cable para recuperar su inversión.

Ya no se habla de algo inclusivo como el Fútbol para Todos, aun con todos los defectos que tuvo su instrumentación. La expresión del momento es Pack Fútbol. Se vende a 300 pesos y sumó cerca de un millón de abonados. Cablevisión y DirecTV se aseguraron casi el 80 por ciento de aquella cifra. El resto los demás operadores de TV paga, unos 1.500 en todo el país. Las empresas más grandes no dan cifras oficiales porque argumentan cláusulas de confidencialidad. Tampoco los dueños de los derechos: Fox y Turner. Acaso porque todavía están muy lejos de cubrir los costos de su inversión. Necesitarían llegar al 30 por ciento de quienes abonan el servicio básico del cable. En eso están. Asumieron el riesgo, pero la dimensión de su negocio no conlleva la teoría del derrame.

Su potencial clientela vive los nuevos tiempos con desazón y resignación. La primera invadió a quienes no pueden pagar el servicio, ni la consumición mínima para ver la Superliga desde un bar. Son la mayoría. La segunda domina el ánimo de los que contrataron el paquete de partidos y cada día están más apretados en su economía. Hay un tercer grupo que no se rindió para recuperar un derecho que se mercantilizó. Empezó a juntarse de a decenas en parques, plazas y clubes para seguir el torneo desde una pantalla compartida. También hubo quienes presentaron amparos en la Justicia. Las medidas cautelares avanzan lentas, por ahora sin novedad en ese frente.

En la industria de la TV por cable, los dos principales distribuidores de contenidos dicen estar conformes con la cantidad de abonados. Entre Cablevisión y DirecTV reúnen unos 800 mil. Cuentan que por ahora no salen ganando. En la primera tampoco aportan datos porque se invoca la confidencialidad de los contratos. En la segunda –cuyo servicio llega por satélite– describen al fútbol como un insumo para lograr la fidelización de los clientes. Pero las que invirtieron 4.200 millones de pesos en los derechos no fueron ni la compañía que integra el grupo Clarín, ni la norteamericana con sede en California. Fox y Turner los pusieron por el primer año de contrato.

Horacio Gennari, consultor de empresas de medios, dice desde Miami: “Esta fue una inversión de riesgo por el monto pagado, porque el fútbol no es algo barato para hacer el negocio soñado. Turner va a tener un recupero lento en el tiempo”. Conoce bien a la compañía porque la acercó en su momento a la AFA. Con una preocupación distinta –asesoró a tres personas que presentaron amparos contra el final del Fútbol para Todos– el abogado Leonardo Martínez Herrero explica: “ahora el Estado deberá responder a la Justicia por la medida cautelar y sobre un informe consustanciado que hace a la cuestión de fondo”.

Se trata del amparo firmado por el jubilado Elio Lucio Cocca, vecino del barrio de Boedo. Lo tomó la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo de la Capital Federal. Una vez sorteado, su recurso quedó radicado en el juzgado n° 4 del mismo fuero a cargo de Rita María Ailán. Para el abogado “avanzamos algo” hacia la restitución del Fútbol para Todos. No le será muy sencillo. Cocca había pedido “la entrada en vigencia del Sistema de Fútbol Codificado hasta tanto se resuelva el presente amparo y se cumpla con la audiencia pública y programación establecida en los artículos 77, 78 y 80 de la Ley 26.522”.

La gente sin recursos se las rebuscó como pudo para ver la Superliga. Una fotografía que se tornó viral en las redes sociales fue sacada en la pizzería Don Camilo de Del Viso, partido de Pilar. El local tenía la cortina metálica baja mientras se jugaba el superclásico. Pero varios peatones que pasaban por la puerta se detuvieron a seguirlo por alguna hendija que dejaba pasar las imágenes. Adentro se alcanzaba a ver a los parroquianos sentados alrededor de las mesas.

En el medio local Pilar a Diario, salió publicado que la foto tomada por el periodista Diego Schejtman fue replicada “por gran cantidad de gente, incluida Cristina Fernández de Kirchner”. Además los concejales Santiago Laurent, Silvio Rodríguez, Federico Achával y Juan Pablo Roldán presentaron un proyecto para que en el distrito los partidos puedan ser transmitidos en centros culturales, teatros, distintas dependencias municipales e instituciones intermedias, o bien en plazas o parques. Otro tanto ya había sucedido en Lomas de Zamora por iniciativa del edil Julio Rivero.

En la ciudad de Buenos Aires los vecinos de Parque Chas tomaron la iniciativa en sus manos. Empezaron a marcar una tendencia organizativa. Como si fuera una respuesta a la promesa incumplida de Mauricio Macri cuando era candidato a presidente en plena campaña electoral. Se juntaron unos trescientos alrededor de la plaza Éxodo Jujeño. Sentados en reposeras y con algunos mates de por medio, siguieron las alternativas del River-Boca en una pantalla compartida. Bastó que uno solo comprara el pack y tiraron un cable desde su casa. En otros barrios hubiera sido un golpe a la sensibilidad cool de ciertos personajes salidos de un wathsapp. Como el de la médica cirujana, también llamada la Cheta de Nordelta, que marcó tendencia en Twitter la semana pasada. No hubiera tolerado una imagen semejante frente a su pequeño departamento de 200 mil dólares con vista a la pileta.

Fuente: Página 12