El Movimiento Unidos por la Vida y la Familia rechaza el proyecto de Educación Sexual Integral en las escuelas

Ante la reciente presentación en la Cámara de Diputados de la Provincia del proyecto N° 4010 que pretende modificar la ley 1502 de educación sexual, mediante el cual se quiere imponer por parte del Estado una educación sexual basada en la “ideología de género”, con carácter obligatorio, tanto para los establecimientos educativos públicos como privados y en todos los niveles educativos; las organizaciones sociales y personas integrantes del Movimiento Unidos por la Vida y la Familia, expresamos: Nuestro más enérgico repudio a dicho proyecto por considerarlo violatorio del derecho de los niños a que se les imparta una verdadera y sana educación sexual y al derecho que tenemos los padres de educar a nuestros hijos, de acuerdo con nuestros más profundos principios y creencias.

La ideología de género, que se incluye en la Educación Sexual Integral (E.S.I.), es la que viene impulsando desde hace unos años en nuestro país el grupo denominado LGBT (Lesbianas-Gays-Bisexuales-Transexuales). Dicha ideología, es contraria a las leyes naturales, a los principios y valores que muchas familias sostenemos, e incluye entre sus contenidos la posibilidad de impartir en las aulas a niños de la escuela primaria y aún desde el jardín de infantes, lecciones de “cómo masturbarse”; o les pedirán que se miren y se toquen entre pares; se les dicen a los niños y niñas que deben probar a “relacionarse” con otros del mismo sexo; será para “despertar su sexualidad” o para ver si les agradaría ser homosexuales?; se promueve el cambio de sexo así como la hormonización a niños, todo ello sin el consentimiento de sus padres. Además, desde la mencionada E.S.I., se fomentan las relaciones sexuales prematuras y el aborto como una manera de solucionar “el problema” de los embarazos no deseados, enseñándoles a recurrir a las “socorristas en red”, quienes sólo buscar llevar a la consumación del aborto, sin explicar a la jovencita que el aborto implica la muerte de un niño en gestación, ni menos aún se le dan a conocer las consecuencias  y  riesgos para su salud física y psíquica, como hemorragias, perforación uterina, peritonitis , esterilidad, invaginación uterina, síndrome post aborto y síndrome post traumático, como lo corroboran la psicología y la psiquiatría.

Alertamos a los padres para que juntos exijamos el cumplimiento de la ley 23.849 – Convención sobre los Derechos del Niño- y la Ley 26.061, las cuales han sido sancionadas justamente para la  protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes; debiendo respetarse su edad, grado de madurez, capacidad de discernimiento y demás condiciones personales como la propia ley lo establece y reconocer que la familia es el grupo fundamental de la sociedad y el medio natural para el crecimiento y bienestar de todos sus miembros y en particular de los niños; dentro de cuyos parámetros tiene la facultad indelegable de brindar la educación sexual a sus hijos de acuerdo con los valores y principios que sostiene cada familia.

Dejamos perfectamente aclarado que no estamos en contra de la  educación sexual en las escuelas, en tanto  contemple el desarrollo corporal en equilibrio con mente y espíritu, con el objetivo de lograr la salud integral de la persona. Asimismo, La educación sexual debe salvaguardar la pureza e inocencia de los niños, acompañando el proceso de  maduración de su sexualidad sin exacerbar esta función.

Y tal como se presenta el proyecto de ley mencionado –copia casi textual del proyecto de la provincia de Buenos Aires-, no sólo no se respeta a los niños ni a sus familias, sino tampoco se respeta la responsabilidad parental, ni el derecho que tenemos los padres en cuanto a la educación de nuestros hijos, de hacerlo de acuerdo con nuestros más profundos principios y creencias; asimismo no respeta los idearios institucionales. La Ley 1502, que ya se viene aplicando en nuestra provincia, sí amerita una modificación y es precisamente darle el derecho a los padres de no permitir que a sus hijos se les imparta ningún tipo de ideología. Si no está permitido en las escuelas públicas que se impartan nuestros principios y valores -a través de los cuáles sí respetamos la dignidad de los niños y sus procesos de maduración-, por qué razón deberíamos aceptar la “ideología de género” o cualquier otra que no compartimos?

La educación sistemática es el arma de desarrollo humano más importante que dispone una sociedad para lograr ciudadanos capaces de contribuir con el bien común; y la misma, debe ser modelo de perfección, sus enseñanzas deben mostrar lo óptimo, lo mejor, para que la persona se forme en pleno conocimiento de lo bueno y pueda encaminar su vida hacia esos objetivos. Y lamentablemente en aquellos países donde se ha avanzado en la implementación de la E.S.I. con perspectiva de género, trajo consecuencias dañinas y perjudiciales para la salud integral de los educandos.

Entendemos claramente que se debe respetar las formas de “vivir la sexualidad” de cada persona y los derechos que han logrado;  pero eso difiere ampliamente de promover y enseñar desde las escuelas las prácticas del colectivo LGBT (Lesbianas-Gays-Bisexuales-Transexuales)  y las relaciones sexuales prematuras, lo que trae entre otras consecuencias, el aumento del embarazo adolescente y enfermedades de transmisión sexual.

Luchamos para que se imparta una E.S.I. no ideológica, que promueva los valores virtuosos, la sana moral y las buenas costumbres; que contribuya a una verdadera salud física, mental, social, afectiva y espiritual, ya que el ser humano es una unidad a la cual no se la puede escindir de ninguno de los aspectos que lo componen.

Finalmente, manifestamos nuestro categórico rechazo al proyecto mencionado que fuera presentado por el diputado Aurelio Díaz,  por ser injusto, discriminatorio, agraviante, y violatorio del derecho a la intimidad y dignidad del niño y a la responsabilidad de los padres consagrada constitucionalmente.-

Clelia Avila, Ethel Martinazzo, Mara Infeld

Movimiento Unidos por la Vida y la Familia: Red Federal de Familias -Delegación Chaco- ; Fundación “Ciudad Limpia”; Centro de Estudios S.O.S. vida; Fundación Cielos Abiertos; Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz; Arzobispado de Resistencia; Cámara de Comerciantes, Empresarios, Profesionales y Ejecutivos Cristianos del Chaco; Fundación  Red  para el Mundo; Partido Demócrata; Colegio de Enfermería del Chaco; Consejo Pastoral de Resistencia; Grupo de jóvenes Más Vidas; Asociación Crecer con Esperanza; Fundación Desarrollo Humano Integral; Centro de Estudios de Intereses Nacionales CEIN; Jóvenes y militantes Radicales; Pastores Unidos del Chaco; Partido Nacionalista Constitucional-UNIR; Organización Social Juntos por un Mundo Mejor; Proyecto SI a la Vida; Juventud de la Coalición Cívica ARI; Grupo Pro Vida Barranqueras. Asociación de la Confraternidad de Pastores, y miles de ciudadanos chaqueños que piensan como nosotros.