El 70 % de las mujeres con cáncer de mama en etapa inicial podrían evitar la quimioterapia

Lo reveló un ensayo presentado por la Asociación Americana de Oncología Médica. No halló mejora en la supervivencia libre de enfermedad cuando se agregó ese tratamiento a la hormonoterapia.

El congreso anual de la Asociación Estadounidense de Oncología Médica (ASCO), el más importante del mundo en la lucha contra el cáncer, fue ayer el escenario de una revelación que promete cambiar rápidamente la forma de tratar el cáncer de mama. Tras un megaestudio que monitoreó a más de 10 mil mujeres, investigadores estadounidenses revelaron que la mayoría de las pacientes con la forma más común de la enfermedad, en su fase inicial, no necesitan someterse a la quimioterapia que bajo los estándares actuales se les indica tras la cirugía. Pueden evitarla, afirman, con resultados de largo plazo muy similares que los registrados en quienes se someten a esa práctica con numerosos efectos adversos.

“Podemos evitar que miles y miles de mujeres reciban un tratamiento tóxico que realmente no los beneficie”, dijo a The New York Times la Dra. Ingrid A. Mayer, del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, autora del estudio.

El ensayo clínico denominado Tailor, que evaluó la eficacia y seguridad del tratamiento con una muestra muy amplia de pacientes, señala en concreto que 7 de cada 10 pacientes con tumores de mama hormonopositivos, HER2 negativo y ganglios negativos, en fase inicial no necesitan recibir quimioterapia tras la cirugía. En su lugar, podrían tomar sólo un medicamentoque bloquea la hormona estrógeno o impide que el organismo la produzca.

El medicamento bloqueador de hormonas tamoxifeno y medicamentos relacionados, en lo que se conoce como terapia endócrina, se han convertido en una parte esencial del tratamiento para la mayoría de las mujeres porque reducen los riesgos de recurrencia, nuevos tumores mamarios y la muerte por la enfermedad.

Sólo en Estados Unidos estos hallazgos se aplican a unas 60.000 mujeres al año, estimó el Dr. Joseph A. Sparano del Montefiore Medical Center en Nueva York, líder del estudio, a The New York Times. “Los resultados indican que ahora podemos ahorrar quimioterapia en aproximadamente el 70% de los pacientes que serían posibles candidatos en función de las características clínicas”, dijo.

Este año, se esperan unos 260 mil casos nuevos de cáncer de mama en mujeres en Estados Unidos, y 41 mil muertes. En Argentina, son unos 19 mil casos nuevos al año, y 5.600 muertes.

Sobre la novedad, el Dr. Antonio Lorusso, director médico de La Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec), destacó: “Además de disminuir la quimioterapia, en términos económicos este avance les permite también ahorrar mucho dinero a los prestadores médicos. Los centros en nuestro país que indican estos estudios que impactan en las decisiones del tratamiento posterior a la cirugía se denominan análisis genómicos, moleculares, plataformas genómicas. Es importante favorecer el acceso, ampliar la cobertura para realizar tratamientos personalizados del cáncer de mama para minimizar la toxicidad y los gastos en salud”.

La quimioterapia puede salvar vidas, pero tiene serios riesgos que hacen importante evitarla si no es necesaria. Además de la pérdida de cabello y las náuseas, puede causar daño al corazón y a los nervios, dejar a los pacientes vulnerables frente a las infecciones y aumentar el riesgo de leucemia. Tailor representa un intento por afinar los tratamientos y evitar a los pacientes los efectos secundarios cuando sea posible.

Una prueba en 21 genes llamada Oncotype Dx, existente desde 2004, ha ayudado a guiar algunas decisiones post-cirugía. Una puntuación alta, por encima de 25, significa que se recomienda la quimioterapia para evitar la reaparición, mientras que un puntaje por debajo de 10 implica que no es necesaria.

En este caso, el estudio involucró a 10.273 mujeres y se centró en aquéllas con puntajes de rango medio, entre 11 y 25. Las pacientes, de entre 18 y 75 años, fueron asignadas aleatoriamente para recibir quimioterapia con terapia hormonal o solo terapia hormonal. Luego, se estudiaron los resultados, considerando la reincidencia y la supervivencia general.