Destinos recurrentes en Europa: la afluencia no resta magia

Da igual que el viaje sea corto o largo, cerca o lejos, con más o menos presupuesto: cualquier viaje puede aportar bienestar a quien lo emprenden, una experiencia vital que suma.

47

Es cierto, sin embargo, que no todos los viajes resultan igual de interesantes. Hay algunos que se presentan como un reto porque la cultura del lugar que se va a visitar resulta totalmente desconocida, o porque la persona que viaja ha decidido emprender sola el camino. Los viajes siempre aportan, sí, pero pocas veces cambian la vida.

Con todo, viajar por el Viejo Continente siempre es un acierto. Es momento de plantearse viajes de tres días por Europa si se tiene poco tiempo, investigar qué ciudades visitar en Europa y, en definitiva, donde ir de vacaciones en europa. En3días.net lo pone fácil con sus guías definidas, y hemos tomado nota de algunas opciones siempre interesantes.

Londres y lo “British”

“Viajar a Londres suele ser uno de los elementos más comunes en la lista de cosas que hacer antes de morir de la mayoría de los amantes del turismo”, dicen desde En3días.net. Hablamos de una de las capitales europeas, si no la que más, que más conexiones posee, accesible incluso por carretera a pesar de estar ubicada en una isla.

Las compañías de bajo coste han permitido que se pueda a viajar a Londres por muy poco, así que es posible plantear una escapada para tener un primer contacto con la ciudad y, de querer volver para ver algo más en profundidad, hacer las maletas de nuevo. La web En3días.net ahorra lo de tener que introducir en Google “Ver Londres en 3 días”, “Qué ver en Londres” o “Londres en tres días”. Basta con hacerse con su guía.

Las claves son los free tours, para ver la ciudad entendiendo su historia por muy poco; y obtener la London City Pass, para ahorrar en las visitas y aprovechar al máximo el viaje, ya que da acceso a más de 60 actividades turísticas. Una opción más escueta es la London City Explorer, y habría que informarse también de si el hotel incluye los traslados desde y hasta el aeropuerto, ya que están alejados.

En cuanto a qué ver, En3días.net propone Trafalgar Square y la National Gallery, el London Eye, el Big Ben y la abadía de Westminster, Buckingham Palace, Picadilly Circus, Chinatown y Oxford Street el primer día. Convent Garden, el British Museum, Camden Town y Hyde Park quedarían para el segundo. Y la catedral de St. Paul, el teatro The Globe, el Tate Modern, el London Bridge o la Torre de Londres para el tercero, entre otras cosas.

Roma, Florencia y Venecia: Italia siempre atrae

Se calcula que son 50,5 millones de turistas los que visitan Italia cada año, dejando una facturación aproximada de 42.700 millones de dólares, según datos de la World Tourism Organization. Es el cuarto país con más turismo del mundo, y un vistazo a los libros de historia y de historia del arte ayudan a entender el por qué.

Merecería la pena pasar en Italia una larga temporada, visitando con tranquilidad aquellos rincones emblemáticos y otros que escapan al turista que va con más prisa. Pero, como no todo el mundo tiene la suerte de poder hacerlo, hay que conformarse con llevarlo todo bien pensado para poder extraer lo máximo de los días que se puedan ir. Nueve días es el tiempo perfecto.

Roma es la ciudad soñada de cualquier turista, como destino o como punto de partida. El Foro Romano, el Coliseo, el Palatino, el Circo Massimo, la Bocca de la Veritá, el Teatro de Marcello y el Campiodoglio incluirían la ruta del primer día. Para el segundo se reservaría la Piazza Venezia, el Área Sacra, el Panteón de Agripa, la Piazza Navona, el Puente de Sant Angelo, la Piazza del Popolo, la Plaza de España y la Fontana di Trevi. El Vaticano y sus museos merecerían un día completo.

Viena, Praga y Budapest: historia del siglo XX

Las tres capitales europeas componen una ruta habitual del viajero, sobre todo del que viene de la parte occidental. Merece la pena, eso sí, detenerse lo suficiente a preparar el viaje, para reservar el tiempo que merece cada ciudad. Lo habitual es que se deje tan solo uno o un par de días para Budapest, y al ver la riqueza patrimonial de la ciudad, el viajero se lamente de no haber estimado más tiempo.

Para que eso no sucedan están las guías, para identificar lo que es imprescindible, consultar horarios y tiempo estimado de visita de aquello que interese más y, en consonancia, hacer un buen organigrama.

Se puede reservar algún día para hacer una excursión. Cerca de Praga, por ejemplo, se encuentra el balneario de Karlovy Vary, al que se puede ir en tren. Pero si solo se tienen un par de días o tres para visitar la ciudad, antes de viajar a otra, merece la pena quedarse.