Denunció a su ex por haberla encerrado y por violento

707

Una joven de 24 años, empleada municipal, llamada Natalia Fraile, denunció a su expareja, Joaquín Sánchez, por haber sufrido violencia física y psicológica, el hecho ocurrió en la puerta de su departamento y la obligó a dejarlo entrar, de esta manera permanecieron encerrandos, dando pié a que la víctima haga la denuncia correspondiente.

La misma la radicó en la Comisaria Tercera de Resistencia y en ella detalla el calvario que culminó el pasado 2 de noviembre cuando se decidió a dar por finalizada la relación y expresar lo vivido.

Según la denunciante, la relación tenía 10 meses y estuvo cargada de manipulación, maltrato psicológico, verbal y lo denuncia de mitómano.

El 21 de julio fue la primera vez que la golpeó. “Me rompió mi celular y me encerró en su casa. Lo callé por miedo y porque nuevamente juró que nunca más lo haría. Lo cual fue mentira porque cada vez la violencia era más seguida. MUY SEGUIDA. Aguanté muchísimas cosas hasta este viernes que decidí mostrar, y confirmar lo quede es este tipo” asevera.

“Me enteré por amigos de él que llevaba una relación paralela a la mía con otra mina y QUE NUNCA DEJÓ DE CONSUMIR COCAINA, QUE ERA AÚN MÁS ADICTO QUE ANTES. Ese día DI POR TERMINADA LA RELACIÓN siendo que él nunca lo quiso aceptar. Siguió molestándome todo el fin de semanas con llamadas, se quedaba afuera de casa por horas, pasaba con el auto por casa, no me dejó en paz.

El lunes por la noche apareció una vez más y logre irme de casa. Cuando vuelvo, el martes a las 08.30, me esperó afuera de casa con un olor a podrido, transpirado, con olor alcohol y las pupilas más dilatadas que había visto en mi vida, súper drogado, me agredió, me sacó las llaves de mi departamento y me obligaba a subir a mi departamento así ‘ME MATABA TROMPADAS Y DEJABA DE SER YO UN PROBLEMA PARA EL’, me insultó verbalmente y me reventó a palos. Logré escapar e irme toda lastimada, sin fuerza, con el alma totalmente apagada… corría por inercia; llegue a lo de una amiga, me curó e inmediatamente fui hacer la denuncia. Ahí están las imágenes de cómo me dejo y la denuncia que realicé”.

Según afirma, logró que lo detengan hasta que pueda obtener su botón antipánico y una orden de detención.

Natalia asegura que Joaquín tiene dos denuncias por violencia de género y pide que “abran los ojos y van quién es realmente este tipo, para que no lastime a ninguna mina más”.