Curne se quedó con el clásico y definirá el Regional con Taragüy

216

Curne le ganó claramente a Regatas Resistencia por 31 a 9 y se quedó con el pasaje a la final del Torneo Regional NEA 2018 por séptima temporada consecutiva; en donde enfrentará a Taragüy (le ganó a San Patricio 9 a 7) por tercer año en fila.

 Cumpliendo a raja tabla el libreto, y con puntos de altísimo rendimiento como el del pack de forwards, el tremendo tackle ofensivo, y la exquisitez del pie de Genaro Carrió, Curne derrotó claramente a Regatas Resistencia por 31 a 9, para volver a la definición del torneo de rugby más importante de la región.

El encuentro fue parejo en los primeros cuarenta minutos de juego, en donde Curne estuvo pasado de revoluciones, con muchísima ansiedad, lo que lo llevó en reiteradas oportunidades a cometer penales, muy bien aprovechadas por Marcelo Miño, que dejó a los “remeros” siempre a tiro en el marcador.

Pero en el complemento cuando los Universitarios ajustaron esa faceta del juego, Regatas se quedó lisa y llanamente sin argumentos, ya que en toda la tarde careció de line out, aspecto que lenta pero progresivamente fue mermando la resistencia anímica del “remero”, al punto que lo llevó a tomar decisiones desacertadas perdiendo la brújula del juego y su objetivo de meterse en la final.

La jerarquía de los pateadores

El encuentro arrancó con un mano a mano entre los pateadores. Como nadie quería regalar nada, le primer objetivo fue poner el juego en campo rival y los penales se sucedieron sin solución de continuidad. Allí Marcelo Miño y Genaro Carrió dieron muestra de su eficiente pegada, especialmente el segundo que abrió el marcador para su equipo con un extraordinario drop.

Así hasta el 6 a 3, de los primeros minutos. Pero tras el primer juego colectivo asociado y de varias fases (el agua jugó también su partido), Curne llegó al primer try de la tarde por intermedio de Juan Ignacio Altamirano para dejar el score en 13 a 3,a  los 13 minutos.

Después Regatas tomó la iniciativa del partido, pero nunca pudo controlar el juego, ya que fracasó una y otra vez en la hilera. Sólo los penales de Curne le daban chances de sumar, y sí lo hizo Miño; pero en contrapartida, Curne cada vez que paso la mitad de cancha facturo y así el primer tiempo terminó en 19 a 9 para los Universitarios.

Todo bajo control

En el complemento, el try de Francisco Liotta, a minutos del inicio, en una contra mortífera fue clave para el juego. El 24 a 9 descontroló a Regatas que fue en busca de descontar, siempre sin line out, pero careció de ideas y de variantes, especialmente porque fueron muy bien controlados Fernando López y Lucas Harispe.

Allí creció el pack Universitario, que jugó un partidazo, especialmente con el ingreso de Wilson Paniagua, un todo terreno que volvió al primer equipo, y que permitió que el rendimiento de los delanteros no decaiga pese a los minutos y a la falta de piernas, en un campo sumamente pesado.

En ese contexto, llegó el try, como premio a todos los delanteros, de Sebastián Bonilla que terminó definiendo el clásico por 31 a 9, y el pasaje a la final que volverá a poner cara a cara a Curne y Taragüy por tercera temporada consecutiva.