Crean una aplicación capaz de anticipar la muerte súbita

La empresa médica tecnológica Excel Medical desarrolló un algoritmo que puede prevenir fallecimientos por episodios cardiorrespiratorios.

61

No es ciencia ficción: la empresa médica tecnológicaExcel Medical desarrolló un algoritmo que es capaz de anticipar la muerte súbita por episodios cardiorrespiratorios, y que ya está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para probarlo en pacientes internados.

Denominado Visensia Safety Index, el algoritmo está integrado a la plataforma “WAVE” y analiza los datos de pacientes en hospitales mediante sus sistemas de monitoreo. Luego, el entrecruzamiento de información calcula el riesgo de que padezcan ataques al corazón o fallas respiratorias, incluso hasta seis horas antes de que ocurran.

Una App disponible en smartphones, tabletas y computadoras le permite al personal de salud acceder a los signos vitales en tiempo real. Por ahora, el sistema funciona sólo en salas de terapia intensiva.

La intención de la empresa es asistir al campo de la salud en medio del crecimiento de enfermedades crónicas y reacciones tardías de médicos y enfermeros. Los fallecimientos por errores médicos se transformaron en la tercera causa de muerte en los Estados Unidos, según un estudio de la Universidad de Medicina John Hopkins.

En la Argentina, el último dato oficial es de 2010 (participó en el Estudio Iberoamericano de Eventos Adversos) y señala que el 12,1% de los pacientes sufre complicaciones a causa de una mala atención, así como que el 3,4% de los casos son mortales y el 33,8% resulta en una discapacidad moderada a grave.

En 2017, el Gobierno refrendó por decreto el Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica del Ministerio de Salud que, con ejes actualizados, apunta al “diseño de instrumentos, capacitación, sensibilización, investigación y gestión de mejoras de los riesgos sanitarios en los establecimientos de todo el país”.

Además, en 2011, la Organización Mundial de la Salud determinó que un paciente internado tenía 10% de probabilidades de padecer mala praxis, y el año pasado lanzó una iniciativa mundial a cinco años para reducir a la mitad los errores relacionados con la medicación.