Casalboni negó las acusaciones en su contra

El intendente de Quitilipi Carlos Casalboni prestó declaración indagatoria en el marco de la causa en su contra, denunciado por su ex pareja Adriana Ines Asselle, por abuso sexual con acceso carnal, lesiones y amenazas. El funcionario negó las acusaciones y además aportó material que probaría su inocencia. La denunciante, ratificó la denuncia y dio más detalles.

20

El martes, el ahora apartado intendente de Quitilipi, Carlos Casalboni, declaró por varias horas en el edificio de Tribunales de Sáenz Peña, luego de que la denunciante presentara su versión de los hechos. Además, en la defensa de Casalboni hubo un cambio tras la renuncia de Gustavo Fernández; en su lugar asumió Humberto Aiquel, junto a Carlos De Cesare, quien estuvo desde el inicio del proceso.
Desde la defensa del médico quitilipense, aseguran que las únicas pruebas que existen son los dichos de la denunciante, por lo que trabajan para acreditar la inocencia del acusado. Por otra parte, indicaron que se hizo la presentación de material fílmico, donde se acredita que el imputado no ha estado en el domicilio donde dice la víctima que ocurrió el hecho. Y en cuanto a los los exámenes médicos realizados a la víctima, aseguraron que la mujer “fue examinada dos veces, primero en el hospital y luego del médico forense, y constató la existencia de lesiones en una de sus manos y en una de sus piernas. En este punto no existe ninguna prueba que acredite la existencia de un delito relacionado con un abuso sexual”.

También declaró Adriana Ines Asselle

La ex esposa del intendente de Quitilipi Carlos Casalboni, ratificó todo lo dicho en su denuncia original y dio otros detalles de lo ocurrido el día que vio a su ex pareja. Por pedido del abogado querellante, Miguel Lukach, Aselle amplió su declaración ratificando la situación de violencia que vivía.
Además, incorporaron algunos elementos documentales probatorios, como mensajes de textos que intercambió Aselle con Casalboni.

Según la declaración de Asselle, todo comenzó cuando Casalboni ingresó al domicilio donde ella habita. “Se produjeron lesiones en el marco de violencia género, y como consecuencia de ello, se tuvo que ir a otro lugar para no ser encontrada”, explicó el defensor. Lukach dijo que en este caso estaban separados de hecho y ocurrió alguna situación no querida por el imputado y en consecuencia se produjo esta situación violenta.

En referencia al informe médico y forense, la querella sostiene que “están acreditadas las lesiones, agravadas por la situación de ambos, como así también está acreditado un presunto abuso”.