Brecha de precios de los productos agropecuarios: bajó a 4,44 veces en enero

11

El índice IPOD de CAME, que mide las diferencias promedio entre el importe de origen y góndola para 25 alimentos del campo, mejoró 6,5% en el comienzo del año, impulsado por la abrupta caída en la diferencia de la pera. Sin embargo, la participación del agricultor en los valores finales del promedio de los productos relevados se redujo levemente a 24,8%.

La brecha de precios entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor por los alimentos agropecuarios bajó 6,5% en enero alcanzando un valor promedio de 4,44 veces.

La mejora del mes se explica principalmente por la caída abrupta en la brecha de la Pera, que pasó de un importe de 12,36 veces en diciembre a 5,32 veces en enero. Eso se debió a la menor oferta de esa fruta, que forzó un incremento de 112,1% en el desembolso al agricultor sin que eso repercuta en el monto de góndola.

Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora CAME para una canasta de 25 alimentos agropecuarios que se consumen en fresco. Para elaborar el indicador se tomaron los importes diarios online de los principales supermercados del país y más de 500 valores de verdulerías y mercados para cada producto. De las referencias se desprende que:

En enero, el IPOD agrícola alcanzó una precio de 4,48 veces, 10,4% abajo de diciembre y 13% inferior a enero del año pasado.

El IPOD ganadero, en cambio, subió 4,5% en el mes, ubicándose en 3,91 (casi el mismo valor de noviembre pasado), pero 7,5% menor a un año atrás.

A pesar de la merma en la diferencia entre lo que paga el cliente y el costo de las frutas y verdura en la tranquera, al salir del campo, la participación promedio del cosechador en la suma final del alimento bajó a 24,8%.

os productos con mayores diferencias de valía en el mes fueron: la Manzana Roja con una distorsión de 9,84 veces, la Calabaza 6,25 veces y el Arroz 6,40 veces. Los tres con desigualdades “muy altas”.

Los alimentos con menores brechas resultaron: Huevo 2,54 veces y Carne de Pollo 2,28 veces.

De los 25 elementos agropecuarios que integran la canasta del IPOD relevados en el mes, en 12 disminuyó la brecha, en 2 se mantuvo prácticamente sin cambios, y en 11 se incrementó.

La disparidad promedio de los productos agropecuarios decayó de 4,75 veces en diciembre a 4,44 veces en enero (-6,5%). La mayoría de los alimentos medidos registraron desigualdades “medias” y “altas” ese mes. Efectivamente, hubo 11 productos con brechas “altas” (valor de distorsión entre 4 y 6 veces), y 9 con brechas “medias” (contrastes entre 3 y 4).

Sólo 2 alimentos tuvieron distorsiones “bajas” (Huevo Carne de Pollo) y 3 tuvieron desproporciones muy altas (Manzana, Arroz Calabaza). Ninguno tuvo diferencias “muy bajas” (entre 1 y 2).

Pera: La desigualdad bajó de 12,36 veces en diciembre a 5,32 veces en enero (-7,04 veces) por la suba de 112,1% en la compensación al productor. Los importes al consumidor en cambio, bajaron 8,7%. Según indican los agricultores consultados, la mejora en sus retribución recupera la caída fuerte de diciembre y se debe a: 1) la menor cantidad de reserva de esos productos; 2) que terminó la cosecha; y 3) la mejor calidad de la fruta que queda, que es producto de exportación en variedad William. Igual, esperan que el importe bajará cuando arranque la nueva temporada, llegando al mes de abril.

Manzana roja: La distorsión se redujo de 10,86 veces a 9,84 (-1,02). La variación se explica por el alza en 6,3% en el reembolso al agricultor mientras que los precios al consumidor descendieron 3,7%. Queda poco producto en stock, por eso mejoró levemente el reintegro al productor, pero se esperan nuevos valores con la nueva cosecha a partir de febrero.

Papa: La diferencia ascendió de 2,10 veces a 3,30 (1,2). La variación se explica por la baja de 36,6% en la paga al productor mientras que los costos al público se mantuvieron sin cambios. Según los agricultores consultados, lo que se dio fue un reacomodamiento de precios, después de la suba fuerte que habían tenido en noviembre y diciembre frente a la mayor demanda combinada con la menor oferta, ya que justo la zona sudeste del país había dejado de cosechar. En enero la zona sudeste retomó la elaboración, y la demanda se contrajo, lo que volvió a estabilizar los valores al productor en torno a los $5-$6.