Aguad anunció la contratación de una empresa para buscar al ARA San Juan

56
Aguad recibió fuertes críticas por parte de los familiares de los submarinistas.

Es la compañía que habían propuesto los familiares para buscar el submarino desaparecido hace cinco meses. En la comisión bicameral los familiares criticaron a Aguad por haber anunciado la muerte de los 44 submarinistas por la televisión.

El ministro de Defensa Oscar Aguad confirmó la contratación directa de la empresa SEA Company, sugerida al unísono por los familiares de los 44 submarinistas, para buscar el submarino desaparecido en noviembre. Así lo confirmó este lunes en la comisión bicameral Especial Investigadora sobre la Desaparición, Búsqueda y Operaciones de Rescate del Submarino ARA San Juan. Además, el ministro aventuró una hipótesis: “lo más probable es que haya caído en el talud”. A su vez, anunció que este martes saldrá la contratación publicada en el boletín oficial.

El ministro anunció que esta empresa cuenta con una tecnología diferente, ni mejor ni peor, es complementaria” a la que ya se utilizó con las embarcaciones de distintos países que buscaron al submarino perdido hace cinco meses.

El AUV es un torpedo, un dron subacuático, filma, registra, y tiene ocho metros de alcance, lo importante son los censores acústicos que tiene, sirven para ir por arriba de la grieta para detectar la sonda”, sostuvo el vocero de la Armada, Enrique Balbi, presente en la reunión de comisión. “antes era la búsqueda operativa, ahora comienza la búsqueda científica”, sostuvo Balbi.

Por su parte, Aguad justificó que la contratación se realizará recién ahora a esta empresa venezolana que se presentó hace dos semanas en el Senado, en la primera reunión de la comisión, a pedido de los familiares, ya que sostuvo que antes había una búsqueda internacional.

Aguad se presentó en la comisión a pedido de los senadores y diputados que integran la comisión, e hizo una presentación detallada de la búsqueda que se hizo durante los primeros meses. “Vamos a dejar de buscar cuando lo encontremos” “lo más probable que haya caído en el talud continental”.

Asimismo, el ministro pasó el peor momento de la reunión cuando María Victoria Morales, mamá de Esteban García, le echó en cara el anuncio del fallecimiento de los 44 submarinistas por televisión. “Ayer hizo cinco meses que estoy encallada en Mar del Plata. Qué nos diga si no están vivos, que me lo diga ahora”, le reclamó a Aguad, quien luego dijo que no sale por los medios de comunicación y se ganó el abucheo de los familiares.

La empresa que Aguad anunció que contratará “de manera directa y sin licitación” es de propiedad de Hugo Marino, quien se presentó ante los familiares con una oferta de búsqueda que, según afirmó en la reunión anterior es de 3.800.000 dólares y puede “ubicar y certificar” el lugar donde se encuentra el submarino desaparecido en noviembre. Aguad especificó que se necesita un barco de gran tamaño para trasladar el torpedo y aclaró que Marino no tiene una empresa sino que contrata ese submarino no tripulado o torpedo y a personal calificado que tomará la información del fondo del mar a través de sonares.

Sin embargo, la ubicación del siniestro está acotada a la llamada área Juliana, ubicada entre Puerto Deseado y Comodoro Rivadavia, dónde según Aguad “es el área probable, ya que las últimas comunicaciones están ubicadas ahí”. “Hay un lugar que se considera factible donde se pudo haber siniestrado”, sostuvo Aguad, quien adelantó que le proporcionará esta ubicación al empresario venezolano quien se ofreció a buscarlo.

“La armada ya lleva gastada 780 millones de pesos, no hay problema de recursos”, insistió Aguad. “También estamos dispuestos a pagar los 3.800 mil dólares” a la empresa, adelantó.

Aguad expuso las tareas de búsqueda en las filminas en donde detalló la actividad ilegal de los barcos extranjeros que roban fauna ictícola, y cuáles fueron las últimas comunicaciones oficiales del submarino. También relató que “entre dos sistemas distintos y tres puntos globales dieron cuenta del evento hidroacústico”, que presuponen que fue una implosión.

Fuente: Tiempo Argentino